sábado, 11 de septiembre de 2010

Se cumplen 34 años de la Masacre de Rosario - Atentado del grupo terrorista Montoneros

El monumento que recuerda a las Víctimas de la masacre de Rosario


Las esquirlas del atentado en las paredes del barrio
Los vehículos de las Víctimas





Rawson y Junín. Rosario.


Dos placas tiene el monumento.
Una dice: “Aquí resultaron víctimas de la explosión de un cochebomba, 32 policías que regresaban de un servicio en cumplimiento del deber, y 5 civiles que transitaban por el lugar. La U R II de policía, rinde este homenaje para que su recuerdo nos marque en haras de una mejor convivencia”.



Tras tantos años de reivindicación terrorista. De intentar reescribir la historia con mentiras. De pretender contar sólo una parte de la tragedia setentista, la otra placa es un tanto menos esperanzadora: “1976 – 12 de septiembre – 2.008. Policías asesinados por la Organización terroristas Montoneros…”


Este atentado terrorista en Rosario es la mayor masacre de la historia santafesina, y tiene sindicados como responsables ideológicos a la cúpula de la Organización Montoneros .
Jorge Obeid, por entonces «Comandante Cebollita», era Jefe de la Columna Norte de Montoneros; y tenía por en los 70 notables lugartenientes, como el ex Secretario de Derechos Humanos Domingo Pochettino, y el ex Ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Roberto Rosúa.



Las Víctimas del atentado

Agente Edgardo JorgeFerri, soltero, nacido el 31de octubre de 1948, había ingresado a la institución en febrero de 1975.

Agente Juan Domingo Matiasevich, casado, había nacido el 15 de mayo de 1948, padre de dos hijos, uno de tres años y otro de 8 meses, ingresó a la repartición en julio de 1974.

Agente Domingo Hipólito Alfonso, casado, nacido en 1948, con tres hijos, de 5, 4 años y cuatro meses, ingresó en la policía en marzo de 1972.

Agente Andrés Alberto Acosta, casado, nacido en agosto de 1951, con un hijo de cuatro años y otro de dos.

Agente Carlos González, casado, con una hija de ocho meses, ingresó a la policía en abril de 1975, nació el 12 de junio de 1956.

Agente José Luis Boggino, nacido el 9 de julio de 1952, casado, con un hijo de un año de edad, ingresó a la institución en agosto de 1974.
Agente Hugo Alberto Pellegrina, soltero, ingresó en julio de 1974, había nacido el 27 de agosto de 1950.

Agente José María Gutiérrez, casado, con tres hijos de 5, 3 años y cuatro meses, había nacido el 28 de marzo de 1953. Ingresó a la policía en septiembre de 1974.

Agente Darío Héctor Pietrani, soltero, nacido el 30 de noviembre de 1953. Ingresó a la repartición en octubre de 1975.

Junto a ellos una veintena de heridos y mutilados que deambulan por las calles de Rosario, dando lástima como los veteranos de la guerra de Malvinas…
Dos civiles murieron también en aquél atentado:

Oscar Walter Ledesma, 56 años, casado, fotógrafo social y su esposa Irene Angela Dib, de 42 años.

Civiles heridos: Andrea Fabiana Ledesma, de 14 años, Carlos Alberto Galeazzo, vecino del lugar del atentado que se encontraba en la vía pública reparando una moto de su propiedad.

Los funcionarios policiales fueron ascendidos postmortem, pero evidentemente con eso no alcanzaba.
Sus asesinos aún siguen entre nosotros
Por este hecho fueron detenidos Carlos Enrique Pérez Rizzo, (nombre de guerra: «Cabezón» nacido el 18 de marzo de 1953, fué condenado, pero no cumplió dicho castigo. Hoy milita en el Frente para la Victoria con otros ex montoneros y perejiles variados. Graciela Porta (nombre de guerra: «La Corcho»), nacida el 18 de octubre de 1954 no cumplió la condena. Ambos eran integrantes de la banda armada marxista «Montoneros». Todos los demás participantes de la masacre huyeron y el crimen nunca tuvo castigo legal.

Calle Junín y Rawson. Hora 18.15. Vuelve la gente de la cancha de Rosario Central. Estalla una bomba de las denominadas «vietnamitas» en el interior de un vehículo Citroen.

Fué detonada a distancia y la orden la impartió Fernando Vaca Narvaja (nombre de guerra «Vasco») a corta distancia, integrante de la Conducción Nacional de Montoneros.

Esta vez el objetivo era un grupo de uniformados que regresaban de cumplir funciones adicionales en un partido de fútbol. Todos ellos hijos de hogares de humildes trabajadores. Todos ellos con esposas, hermanas, hijos y madres…


Carlos Enrique Pérez Rizzo, hoy milita en el Kirchnerismo y es testigo en varios juicios contra militares.
Graciela Porta, la corcho, fue llamada a declarar como cómplice del gobierno militar. Sus ex compañeros terroristas la acusan por delitos de lesa humanidad al no querer declarar contra los policías de Rosario.
Su esposo, José Baravalle, ex oficial Montonero al que la Orga le hizo un juicio sumario en España, se suicidó al intentar ser detenido en Italia por Interpol hace dos años. Sus ex compañeros terroristas lo andaban buscado... y lo encontraron.
En 1979, Baravalle declaró en un juicio sumario que Montoneros le hizo en España. En esa entrevista describió con una frase su accionar: "No canté más porque era al pedo, y no canté menos porque me mataban". "Le jodí la vida a mucha gente, pero no a tantos como hubiese podido". Esas declaraciones grabadas en algunos cassettes, fueron llevadas al Museo que la organización tenía en Cuba y habrían desaparecido bajos las aguas en una inundación que afectó el inmueble.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Palma, póngalo en términos de la lucha contra una dictadura. Antes del 24 de marzo de 1976 la acción armada era inadmisible e injustificada. Después del 24 de marzo es justa y necesaria.
Además, siguiendo SU "razonamiento" respecto de que la represión ilegal fue una "guerra" (siempre SU "razonamiento", no el mío) tómeselo como eso, como un hecho de guerra.

"Esta vez el objetivo era un grupo de uniformados que regresaban de cumplir funciones adicionales en un partido de fútbol. Todos ellos hijos de hogares de humildes trabajadores. Todos ellos con esposas, hermanas, hijos y madres…"

Todos ellos con esposas, hermanas, hijos y madres...TODOS ELLOS SECUESTRADORES, VIOLADORES, TORTURADORES, LADRONES Y ASESINOS.

Palmeta, todos esos mamarrachos juntos no valen la vida de un sólo desaparecido.

Anónimo dijo...

Jah! Otro que tire y pegue! Solo los muertos de los "jóvenes Idealistas" hoy "viejos chotos corruptos" son los que valen... el resto? Bien gracias! Ya se darán cuenta como les mintieron en estos últimos años.

Anónimo dijo...

¡y seguí sangrando por la herida del orto!...agrego yo.

Anónimo dijo...

¡y seguí sangrando por la herida del orto!...agrego yo.

Anónimo dijo...

Jah!

papaoxidado@hotmail.com dijo...

Sr. Palma, la vida de un solo inocente (en ese atentado hubo trs cuviles ajenos a la lucha armada)no vale justificar un fin y mas por los medios empleados por los terrorista (los que ponen bombas siembran terror).De lo contrario siguiendo su razonamiento ("hecho de guerra" considere a los desaparecidos como "hechos de guerra"

El vengador anonimo dijo...

El peor asesino de todos es el ponebombas porque este no discrimina si son niños, mujeres ancianos o cualquiera, que tenga la mala fortuna de pasar por ese lugar,en ese momento, como estaremos de mal los argentinos que encima a ese hijo de mil p... le damos un cargo publico.

Dybbuk Holden dijo...

Asesinos, infiltrados que han cooptado la sala de máquinas del gobierno.

(Una salvedad: es en «aras».