sábado, 15 de octubre de 2016

Los arruinadores de sueños...

Ingeniero Reinaldo Dal Bosco. 
Asesinado por Montoneros 16 de octubre de 1975 junto a Raúl Sanguinetti



Los arruinadores de sueños tuvieron su día de puta gloria aquél 16 de octubre.
Cinco minutos les llevó acribillar a Rino y a Raúl.
Con 50 tiros a quemarropa y por la espalda, un grupo terrorista de Argentina que firmaba Montoneros… ahogó su sed de sangre y de muerte en una esquina de Adrogué.
Una mujer saluda desde la puerta de su casa. Una frenada, un choque.
Ráfagas de plomo.
Nube de pólvora.
Los gritos que crispan una mañana apacible.
Los tiros de gracia para rematar con saña.
Un motor acelerado, un barrio que despierta.
Un hijo pequeño que corre hacia el auto, e imprime para siempre en su memoria esa cruenta imagen de la muerte de su padre en medio de un río de sangre.
Noches enteras de llanto en la soledad de un dormitorio oscuro. En la habitación de al lado, dos niños se muerden los labios y aprietan los puños llenos de porqués… pero siempre vacíos de respuestas.
Rino ha comprado su primer auto cero kilómetro, y junto a Nilda deciden un viaje para “ablandarlo”. Antes era así.
Mirá lo que son las cosas… Rino escapó junto a su familia de una Italia en guerra: eligieron Argentina.
Y aquí estudió y se recibió de Ingeniero y formó una familia y puso sus sueños, en en manos de su amada Argentina.
Rino amó a la Argentina, con las mismas fuerzas con que la odiaron quienes lo cortaron en dos a balazos.
La foto lo muestra sereno en un alto en los caminos de su querida Argentina.
Un camino sinuoso atrás, una mirada hacia adelante, una piedra en el camino.
Claro que no lo sabe, pero ese mismo Ford Falcon será luego su mortaja en la esquina de su casa. Reinaldo Dal Bosco y Raúl Sanguinetti terminaron sus vidas dentro de este auto, acribillados por los adoradores del terror.

Raúl Sanguinetti... acribillado junto al Ingeniero Reinaldo Dal Bosco

¿Quiénes fueron?, se preguntan cada día su esposa y sus hijos. Y en verdad puede haber sido cualquiera de los tantos Montoneros que caminan por la vida orgullosos de tanta muerte… Carlos Kunkel, Patricia Bullrrich, Cirilo Perdía, Vaca Narvaja, Horacio Verbitsky… el ahora fiscal Di Lello, o Marcela Durrieu, la mamá de Malena Galmarini, esposa de Sergio Massa. O algún Galmarini. O Graciela Daleo, o algunas de las niñas Carlotto antes de ovular o tras algún coito de ocasión en nombre de una Revolución que pedía sangre a cambio de un orgasmo.
Y aunque no hayan sido ellos, que es lo más probable… obviamente lo fueron.
Claro que nuestro silencio… y el miedo a contar la Historia, terminaron de moldear la impunidad.

Las Víctimas del terrorismo en Argentina no tienen voz… no tienen rostro... no tienen justicia… ¿porqué?. Simplemente, porque los asesinos, los arruinadores de sueños, aquellos que asesinaron para sembrar el terror, están en el Poder.

Horacio R. Palma

Escribidor contumaz

miércoles, 5 de octubre de 2016

5 de Octubre... el ejemplo Hermindo Luna


Hermindo Luna, a la izquierda de la foto


Hubo un tiempo en que Argentina había sacado todos los premios de locura, en la imbécil Lotería de la violencia. No fue hace mil años… ni doscientos, sino que fue ayer nomás.
La Historia intentó ocultarnos aquél tiempo, solo para proteger a los cobardes.
Pensá que en una tórrida tarde de un 5 de octubre de 1975, un grupo de terroristas argentinos, financiados en partes iguales, por el Estado Cubano y por lo recaudado en delitos comunes … se armaron hasta los dientes, secuestraron un avión de Aerolíneas Argentinas, tomaron el Aeropuerto de Formosa, fusilaron a un policía que estaba allí de custodia, en caravana partieron hacia el Regimiento de la ciudad, entraron a sangre y fuego, fusilaron a los soldados que se duchaban, y a los que no se rendían, y a los que levantaron las manos porque no entendían….imaginate lo que eran de hijos de puta, que sus hijos se inventaron el mote de “jóvenes idealistas” porque se les caía la cara de vergüenza.
Pero la prepotencia del terrorismo organizado en el delirio y en el odio, se topó con la humidad y el coraje y el temple y el amor a la Patria y a su tierra y a sus cosas del Soldado formoseño.
Pequeño gran detalle.
Son las pequeñas grandes cosas que salvan a la Argentina cada vez que los hijos de puta intentan robarla, asaltarla… o terminar de saquearla.
Toda una organización asesina, se topa en la puerta de un Regimiento, en la siesta abrazadora de la heroica Formosa, con el Coraje del Negro Luna.
Yo no creo en las casualidades.
El coraje y la humildad de Hermindo Luna están bajo bandera en el Regimiento de Formosa, justo la misma siesta en que el porteño prepotente intenta imponer su terror. El Negro Luna está prestado del monte formoseño, donde coraje y amor a la tierra se aprenden poniendo cuerpo y alma: laburando. El Negro Luna está curtido de monte y de espanto, no lo asusta la lucha escarnecida ni lo frenan las palabras floridas y huecas de un terrorismo ilustrado en otras banderas, banderas que no son celestes ni blancas.
El Negro Luna está bajo bandera, armado con dos brazos fuertes, un corazón enorme como sus “pelotas”, una voluntad de piedra y el Amor a la Patria mamado de su familia.
Allí, donde nadie lo imaginaba, El Negro Luna, curtido de monte y escondiendo el miedo, levantó la cabeza  y agachó su rodilla y empuñó el fusil que le dieron para defender a su Patria
“Rendite negro, que con vos no es la cosa”, grita el terrorismo ilustrado.
“Acá no se rinde nadie carajo!!” grita Luna con grito heroico de Patria.
El final de lo acontecido aquella tarde, lo recuerda en el Bronce todo el pueblo de Formosa.
La humildad, y el coraje, y el amor a la Patria del Soldado Formoseño, vencieron aquél 5 de octubre y  para siempre, a la prepotencia terrorista ilustrada, que subestimó a los hijos de nuestra tierra.

Mientras los hijos de puta tuvieron que cambiarse el nombre y mentir la historia, los herederos de la sangre Luna, sinónimo de Soldado formoseño, lucen orgullosos su Victoria.

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz...

martes, 6 de septiembre de 2016

6 de Septiembre... Sobre Héroes y tumbas



Varios  de los integrantes de banda terrorista que un 6 de Septiembre de 1973 atacó el comando de Sanidad Militar que con su vida defendió Duarte Ardoy, fueron funcionarios estatales: Hernán Invernizzi, el soldado traidor que abrió las puertas del Comando a los guerrilleros, es aún hoy funcionario en el área de Derechos Humanos del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Y uno de los jefes guerrilleros que aquél día entró a sangre y fuego, Eduardo Anguita, trabaja en Radio Nacional, y fue hasta hace poco gerente de Canal 7... la televisión pública.
Desde el 2.004 el enemigo de ayer, volvió a declararle la guerra al país. Los presos políticos de hoy son en cierto sentido las nuevas Víctimas del terrorismo, un terrorismo que hoy pelea con otras armas. Los terroristas de ayer están hoy en el poder buscando venganza. Y las fuerzas armadas actuales son cómplices de las políticas de destrucción de la defensa nacional.
Enriqueta Duarte

En el día en que se recuerda la muerte en combate del Coronel Duarte Ardoy, héroe y Víctima del terrorismo de Argentina, es bueno recordar la que denuncia hecha por una prima de él, Enriqueta Duarte. Enriqueta Duarte no solo es prima del Coronel Duarte Ardoy, es una de las pioneras de la natación argentina. Olímpica en Londres 1.948, primera argentina en cruzar a nado el Canal de la Mancha, y la primera persona del mundo en cruzar a nado las heladas aguas del Lago Nahuel Huapi.
Eduardo Anguita

Ella cuenta el dolor profundo de la familia, que durante tantos años sufrieron el olvido y el silencio, que a veces duele tanto como la tragedia de la muerte. Cuenta aquél discurso anodino dicho en el funeral de Ardoy en su Regimiento de Patricios… parece que el miedo y la política obsecuente ya calaba hondo en algunos. Cuenta su prima de cuando hace un tiempo llamó a Invernizzi, el soldado traidor que entregó el Comando a los terroristas. Lo llamó a su despacho oficial, y le gritó ASESINO… y contó cómo el hijo de Eva Giberti se quedó sin palabras, y cortó la comunicación. Y Enriqueta Duarte cuenta lo más doloroso… que cuando al fin, después de muchos años de pelear contra la burocracia estatal, pudo hacerse la familia del Coronel Duarte Ardoy, héroe y Víctima del terrorismo de Argentina, de su partida de defunción…. adivinen qué?. La partida de defunción de Duarte Ardoy, héroe y Víctima del terrorismo de Argentina, estaba burdamente adulterada. El Estado argentino tachó de la partida de defunción los vestigios de las balas terroristas que sesgaron su vida. ¡¡Bastardos!!
Hernán Invernizzi

Un día escuché al Pepe Lavori, miembro de la Promoción 80 y compañero de Duarte Ardoy, me contó entre lágrimas de hombre corajudo que nunca pudo olvidar la sangre de su compañero en el asfalto.
La familia de Ardoy, lloró y llora lágrimas de dolor ahogado. Por la muerte, por el olvido. Por la injusticia.
Mientras escribo estas palabras, en una mañana fría y lluviosa de una Buenos Aires triste, pienso en ese tal Invernizzi… el traidor que entregó aquél 6 de Septiembre del 73 el Comando de Sanidad a los terroristas, y pienso en Eduardo Anguita que formó parte de aquél grupo de terroristas, hoy periodista que lloriquea su años de cárcel haciéndose la víctima siendo victimario, y por más que me esfuerce, no logro encontrar diferencias entre sus cobardes actitudes, y la de los miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad de hoy, que en silencio, han entregado mansamente sus unidades… Y LA HISTORIA, a manos de los terroristas que, ayer nomás, se regodeaban matando por la espalda a sus camaradas…

Horacio R. Palma

Escribidor contumaz

sábado, 27 de agosto de 2016

Derechos Humanos en Argentina: Distintos ante la ley

Claudio Avruj, Secretario de DDHH de Argentina

“Si mañana a Alfredo Astiz, por cumplir 70 años, le dan la domiciliaria, también la objetaremos, porque además de la edad hay que ver su estado de salud, si es peligroso o no. Figuras como Astiz o la de Etchecolatz nos provoca, como a toda la sociedad, un rechazo. Por lo que hizo y por lo que representa…” le dijo Claudio Avruj, mandamás de la Secretaría de Derechos Humanos de Argentina a un periodista hace unas horas.
Avruj es funcionario, claro, y tiene la sartén por el mango, como decía mi abuelita… yo apenas soy un mortal ciudadano que un día de hace mucho tiempo… se preguntó ¿por qué?
¿Por qué algunos sí y otro no? ¿Por qué unos presos y otros libres? ¿Por qué unos tan ángeles y otros tan demonios? ¿Por qué algunos tanto… y otros tan poco? ¿Por qué unos con tanta prensa, y otros sin voz?
Curiosamente, cuando entré al primer piso del Hospital Penitenciario de la Cárcel Federal de Ezeiza, no vi “figuras”, no vi “símbolos”, no vi “emblemas”, no vi “asesinos” ni vi “genocidas”… vi hombres viejos de huesos gastados llevando como podían enfermedades imposibles de tratar en una cárcel.
Presos Políticos de Argentina

No vi números… vi personas. No vi expedientes, vi rostros.
Vi a un hombre atrapado en un cuerpo inmóvil que no podía subir a su silla de ruedas, porque eran las diez de la mañana y nadie lo ha ido a sacar de la cama. Vi un anciano encorvado al que le habían pasado varios otoños más los respectivos inviernos después de 80 abriles, caminando con una sonda arrastrando por el piso su bolsa de pis... y más lejos, vi a un viejito muy amable saliendo de su habitación, saludar a las visitas, y preguntarle a cada una la misma pregunta: ¿qué día es hoy?.
Vi a dos ancianos, casi tres, ayudando a subir a una silla de ruedas a un hombre corpulento con sus dos piernas amputadas.
Y en medio de ese triste espectáculo, vi pasar mil veces un señor muy mayor en camiseta y calzoncillos hablando con su sombra.
Un espectro de piel y huesos caminando agarrado de las paredes hasta un teléfono público que no funciona, eso también vi.
Pero Avruj mira con ojos de funcionario… y yo apenas con ojos de mortal ciudadano común, que no deja de preguntarse: ¿por qué?
Avruj ve “símbolos” o “emblemáticos apellidos”… yo veo ancianos enfermos muriéndose de abandono.
Avruj es cómplice de los que murieron, de los que mueren, y de los que morirán abandonados por la política y la justicia.

Yo, apenas un testigo que grita en medio del silencio atroz.

Horacio Palma
Escribidor contumaz...

sábado, 16 de julio de 2016

La parábola del abuelito amarrete, y la abuelita manolarga




Algunos de los millones de dólares incautados. Arriba, lo que el ex funcionario Kirchnerista López intentó esconder en un aguantadero con fachada de Monasterio. Abajo, los casi 5 millones de dólares que Florencia Kircher, hija menor del matrimonio Kirchner Fernández, guardaba en cajas de seguridad 



martes, 28 de junio de 2016

Terrorismo. Ahora Estambul



Ahora es Estambul. Pero entendamos esto de una buena vez. 
No te matan porque sos negro, puto, cristiano, judío, hombre, mujer, musulmán, grande, chico, policía o profesor... el Terrorismo te mata porque los Terroristas son Asesinos. No les importa a quién... matan. No les importa a cuántos... matan. No les importa cuándo...matan. No les importa dónde.. MATAN. Así es hoy y así ha sido siempre. 


Y al Terrorismo y a los terroristas, todos los países del mundo los combaten sin piedad. Los persigue, los acorrala y los apresa y los mata si es necesario. 


Solo hay un país en el mundo que ha encarcelado a quienes combatieron al terrorismo y a los terroristas; y premia, elogia, homenajea y subsidia a los terroristas que mataron a mansalva sin importarles sin eras negro, blanco, puto, cristiano, judío, musulmán, hombre, mujer, grande, chico, policía o profesor, si estabas en tu casa o en la calle, en la escuela o en el trabajo, en el teatro o en una plaza.. y ese país es, lamentablemente, el nuestro: Argentina.
Horacio R. Palma. 
Escribidor contumaz

lunes, 27 de junio de 2016

El Ego argentino, a precio de oferta



Tenemos un tema los argentinos con ciertos rincones del ego, un ego imbécil que nos ha hecho famosos en el mundo.
Un ego que nos miente nacionalismo y patriotismo, pero No señor! Es solo un cacho de ego y nada más.
No nos llama mucho la Patria ni sus símbolos, y hasta preferimos un patético ohhhhhh ohhhhh antes que cantar con orgullo el Himno que nos hermana, convencidos de que semejante falta de respeto, es gratis.
De orgullosos, somos distintos a todos. Todos los demás cantan su Himno con orgullo, y a capella si es necesario o si el que el organizó el acto se comió la mitad de la canción Patria, como hicieron ayer todos los chilenos que acudieron al estadio a ver o a jugar la final de la Copa América.
A nosotros nos resbala total, Messi viene de hacer un montón de goles y con eso basta. Ya no nos animamos ni a gritar el Oh juremos con Gloria Morir. Y sí, tal vez ya estemos muertos. Ok, tal vez muertos suena muy definitivo… pero desahuciados, seguro.
Ni hablar de los periodistas… los mismos que en los albores del saqueo más grande de la historia de Argentina, consentían el robo bajo la piedad de los supuestos derechos humanos… ahora se rasgan las vestiduras. Ocho años de saqueo consintieron, hasta que los saqueadores tocaron las tranqueras de sus quintitas.
O la justicia, que aprieta persigue encana o libera según les convenga, aunque el país se desangre en miles de muertos.
Escucho a los analizadores berretas del fútbol, y me río. Son nosotros. Hasta hace 20 horas endiosaban a un equipo sin historia, sin hambre y sin gloria… y ahora panquequean con “ya lo habíamos dicho”.
Váyanse a cagar!!
Tenemos todos los climas y todos los paisajes, no hay racismo, tirás una semilla y crece una planta, los Premios Nóbel y Maradona y Messi y Fangio y Monzón y el Papa… ah sí, que para orgullosos sí nos golpeamos el pecho con emoción.
Alguien nos hizo creer que somos los mejores del mundo, pero que lo que nos falta es un poco de suerte.
Ahora no sonrío… sino que me cago de risa. En realidad… somos despojos inertes de una tonelada de Egos en oferta.
Indignos de nuestros Próceres, de nuestros Símbolos, de nuestros Héroes… y lo que es mucho peor, de nuestros Muertos.

Horacio R. Palma

Escribidor contumaz