domingo, 14 de septiembre de 2014

Lapa, y esas paradojas del destino...



Hay paradojas de la vida que me gustan. Esas vueltas que se explican solo mirando al cielo. 

Abuelita solía decirme que todo en ésta vida se paga. Abuelita intentaba consolarme con esas palabras, ante alguna injusticia casi siempre pava, que me agobiaba el día.

No creo que pueda sonreír ella, con su cara quemada, con sus dedos mutilados con su espalda rasgada por el fuego. Imposible creer que él sonría hoy, habiendo perdido a su hijo aquél día fatídico en que una empresa y tres de sus empleados intentaron despegar un avión repleto de vidas y esperanzas, a pesar de una alarma ensordecedora que avisaba que NO.

Tampoco imagino sonriendo al ingeniero que perdió una pierna y la movilidad de un brazo. Imposible.
Tantas vidas sesgadas, tantos cuerpos mutilados, tanta piel carcomida por el fuego, tanta lucha contra una justicia injusta… no pueden hacer sonreír a nadie, ni siquiera hoy.

Pero un día el de allá arriba. El moderador de la Historia y el Universo, envía un mensaje de justicia divina en medio de la injusticia imbécil de los hombres necios de los países corruptos.
Y uno se despierta de la siesta en un domingo lluvioso… y desde la tele aparece una avioneta envuelta en llamas caída sobre una casa… y se conmueve por las víctimas. Pero después se entera bien… y entiende ciertas vueltas de la vida, esas paradojas correctas, como si una mano invisible desde el más allá, se hubiera posado sobre las pieles desgarradas, sobre los corazones heridos de ausencias, sobre los miembros mutilados de los que sufren, sobre la injusticia de los que esperaron tantos años en vano algo de justicia… sobre las caras quemadas hasta el alma… en una tarde lluviosa de domingo para hacer justicia acá, y que todos creamos un poco más en que hay un Dios, que cada tanto nos envía una señal.

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz...

sábado, 6 de septiembre de 2014

Gacetilla paternal...

Pedro Zapata (Abajo, segundo desde la izquierda, hacer clic sobre la foto)


Como todos los días, reviso mi correo. Alguien  me envía  la gacetilla policial de mi ciudad: Gualeguay.

Tengo un especial querer por la policía de Gualeguay. Mi querer especial se explica con la foto que acompaña éstas palabras, hace muchos años, mi bisabuelo, don Pedro Pablo Zapata,  segundo de la izquierda abajo, posaba orgulloso como Jefe de la Departamental en el patio enorme del cuartel de policía de Guleguay…mi bisabuelo fue de los pocos jefes civiles en la historia de la Policía de Gualeguay.
El título de la gacetilla que recibo me llama la atención, es demasiado contundente: “Tres precoces patoteras”.

Digo, es raro que un funcionario policial califique con adjetivos en una gacetilla con sello oficial.

Una bajada con información, bien, y luego un párrafo de tono más Editorial que informativo, se balancea entre lo moral y la opinión. Leed: “Cuando uno cree que en los vertiginosos tiempos que vivimos no nos queda nada nuevo por ver, siempre aparece algo que nos hace preguntarnos hasta cuándo.  Esta vez fueron tres jovencitas, de las cuales ninguna supera los 15 años que sin sentido, ni razón - si lo hubiera- recorrieron las calles de la ciudad con una violencia en su alma que uno no alcanza a entender.”

Así es, yo también me asombro del contenido de la gacetilla, y no por la redundancia del “nos hace preguntarnos…”, sino por los comentarios, las calificaciones, las adjetivaciones y las liberalidades literarias y morales que nos brindan opinión más allá de los hechos… y digo, si bien es raro que un funcionario policial se sorprenda de la violencia juvenil, más raro es que no alcance a entender la policía “la violencia en su alma…”
Luego la gacetilla comenta que Agente Fiscal de turno dispuso ciertas diligencias, como el traslado a la jefatura de la detenida para su correcta individualización y posterior entrega a sus padres y un allanamiento al domicilio de las otras dos “patoteras” en el barrio Islas Malvinas…

Casi al final, el tono de la gacetilla se vuelve paternalista, comenta que “…el Jefe Departamental de Policía junto al Jefe de Operaciones, tratando de ahondar un poco en la situación familiar, mantuvieron una charla con Ofelia, la madre de la menor detenida, donde el objetivo primero fue comprometerla en la contención pero también en la reprimenda de su hija, ya que por más que desde esta jefatura se haya llevado a cabo la aprehensión, la raíz del problema no está en otro lado, que no sea en el seno familiar.”

En el corolario de la gacetilla, el incipiente escritor uniformado, agradece a Dios que las cosas no hayan pasado a mayores, dado el tamaño de la navaja utilizada por las menores.

Así las cosas. Entre políticos que navegan las aguas del oportunismo y la voracidad en lo que todos llamamos “curro” pero ellos insisten en llamar gestión, una justicia viciada de garantismo y enferma de aburguesamiento, medicada con altas dosis de sueldos siderales, y una policía que moviliza al Jefe para darle consejos a una mamá que necesita cincuenta años de políticas serias y no media hora de parlamento moral… en ese fangal nos hundimos los argentinos cada día, hacia el abismo de la disgregación.


Entre la foto de mi bisabuelo y estas palabras de su bisnieto, hay un abismo. Un abismo de país, y un abismo de decadencia infinita… que hemos construido entre todos. Eso sí, algunos con más responsabilidad que otros.


Horacio R. Palma
Escribidor Contumaz


----------------------------------------------------------
Gacetilla Completa

           Policía Entre Ríos                                                                              Relaciones   Públicas           
Jefatura Departamental Gualeguay                                                                                      y  Prensa


TRES PRECOCES PATOTERAS
Ninguna supera los 15 años y habrían asaltado a otra de la misma edad con una navaja para apoderarse de sus pertenencias
Una fue demorada y las otras dos están identificadas

Cuando uno cree que en los vertiginosos tiempos que vivimos no nos queda nada nuevo por ver, siempre aparece algo que  nos hace preguntarnos hasta cuándo.  Esta vez fueron tres jovencitas, de las cuales ninguna supera los 15 años que sin sentido, ni razón - si lo hubiera- recorrieron las calles de la ciudad con una violencia en su alma que uno no alcanza a entender. 
Eran aproximadamente las cuatro de la tarde cuando otra adolescente también de 15 años de edad –aunque con diferente costumbres- caminaba por calle J.J. Parachú en dirección a su domicilio, cuando en forma intempestiva y violenta es abordada por tres femeninas que sin mediar palabra alguna comienzan a golpearla salvajemente a la vez que intentaban apoderarse de sus pertenencias, mientras una de ellas habría sacado de entre sus ropas una navaja. A raíz del bullicio provocado por los gritos de ayuda desesperados de la joven, comenzaron a salir los vecinos del lugar que sin entender bien lo sucedido decidieron ayudar a separarlas pensando en un primer momento que se trataba de una pelea más de mujeres, y mientras todo esto sucedía el radio operador en turno iba recibiendo varios llamados alertando sobre lo sucedido, por lo que a la brevedad se hacen presente en el móvil 564 el Oficial Geminiani y su chofer Delfino observando un cuadro de gran nerviosismo donde una joven muy alterada trataba de explicar lo sucedido mientras  otra era sostenida por los vecinos a la vez que con gran violencia física y verbal intentaba evadir la situación.
Comunicado de inmediato al Agente Fiscal en turno, dispone el traslado a esta Jefatura Departamental Gualeguay, para su correcta individualización y posterior entrega a sus progenitores dada su minoría de edad, no obstante también ordenó una diligencia de allanamiento para el domicilio de las otras dos patoteras, en el Barrio Islas Malvinas, lugar donde se arribó con todo el personal tomando las precauciones del caso dados los serios antecedentes de ataques hostiles a los móviles y funcionarios policiales que se han dado en cada uno de los procedimientos realizados, aunque luego de una minuciosa requisa en el lugar no se hallaron los elementos buscados ni las menores ya que aun no habrían regresado a la casa, de igual manera se dio la orden que de ser habidas en la vía pública deben ser puestas a disposición del Fiscal interviniente.
No obstante antes de que la menor demorada fuera entregada a su madre Ofelia, el Jefe Departamental de Policía junto al Jefe de Operaciones tratando de ahondar un poco en la situación familiar mantuvieron una charla donde el objetivo primero fue comprometer a esta en la contención pero también en la reprimenda de su hija, ya que por más que desde esta Jefatura se haya  llevado a cabo la aprehensión, la raíz del problema no está en otro lado, que no sea el seno familiar.  
Como corolario se podría mencionar que las mismas están sospechadas de dos denuncias realizadas en la víspera por similares ataques, donde fueron debidamente identificadas con nombre y apellido, y que por fortuna de Dios solo hablamos de pérdidas materiales porque tranquilamente estas jovencitas inconscientes hubieran podido ocasionar una tragedia con la navaja que habrían portado.
 JEFATURA DEPARTAMENTAL GUALEGUAY: 05 de septiembre de 2014.-


domingo, 31 de agosto de 2014

Niño



La vida te da momentos. Y te los quita. La vida te da oportunidades. A veces. La vida te da amigos. Y te los quita. A mí me dio un amigo la vida. Lo conocí en el laburo. Niño le dicen todos, pero es un pichón de Mamut. 

Niño, largá el cigarrillo. Niño, largá el cigarrillo…siete años después…sabés que tenés razón, dejé de fumar porque me siento mal, apenas puedo caminar… Niño se sintió mal, justo cuando yo estaba en cama con una bronquitis del demonio. Niño llegó al Hospital. Niño quedó internado… lo primero que hice al levantarme de mi bronquitis, fue ir ese domingo a visitarlo a la unidad coronaria. A un amigo no se lo abandona nunca… menos en las peores.


Niño tuvo suerte, la vida le dio otra oportunidad, angiosplastia y stent mediante. Y yo tengo suerte… pronto me encontraré como siempre con él, a la mañana muy temprano en la vía, junto a la estación…  para ir juntos a solucionarle problemas a personas que quizás… no se lo merezcan. Pero así es la vida.   

Horacio R.Palma
Escribidor contumaz...

Por dentro....



El sol en mi ventana me presta esperanza. Y luz. La cosa es adentro. Muy adentro… en ese recodo oscuro del alma que nadie ve, que pocos notan.

Pero está el sol que presta esperanza, y está la ventana que miente libertad. Las canas me avisan cosas que mis huesos ya sabían desde hace unos años, justo ahí, en ese lugar que algunos llaman articulaciones.


Y yo miro entonces la libertad que me presta la ventana esta mañana y la esperanza luminosa que el sol me presta… y sonrío… y creo que soy feliz, aunque el reflejo del vidrio me devuelva unos ojos tristes, gastados… cansados. 


Horacio R. Palma
Escribidor contumaz...

Septiembre 2: Familiares y Amigos de Presos Políticos de Argentina, se convocan a Tribunales



GACETILLA DE PRENSA

Con motivo de los diez años de la reapertura de los juicios mal llamados de Lesa Humanidad, la Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de Argentina, el día, Martes 2 de septiembre a las 10:30hs, realizará un abrazo al Palacio de Justicia para reclamar a los jueces el cumplimiento de la Constitución Nacional y la ley.

Desde hace 10 años se mantiene bajo proceso a 1.800 personas, que en su momento fueron empleados por las autoridades constitucionales y de facto de la Nación para combatir al terrorismo guerrillero de los años 70.

El promedio de edad de las personas ilegalmente detenidas es de 72,4 años, pero hay muchos de más de 80 y hasta 90 años. El 95% lo constituyen quienes, hace más de treinta años, eran jóvenes civiles o integrantes de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales y Penitenciarias. El 20% de los detenidos son suboficiales, civiles y ex conscriptos, tanto de las Fuerzas Armadas como de Seguridad. Más del 60 % permanece en prisión preventiva que llega a superar los 10 años, lo que constituyen penas encubiertas. En esta situación ya han muerto procesados o en prisión 250 personas, por las cuales, los jueces el día de mañana  tendrán que dar explicaciones.

Estas personas murieron víctimas de una injusticia que en nombre de la justicia pisotea los fundamentos de la legalidad. Murieron porque muchos magistrados no tuvieron la dignidad suficiente como para sobrellevar las presiones a las que fueron sometidos.

Como al momento de los hechos no existía la calificación de “Lesa Humanidad” que, con sus gravísimas consecuencias rige hoy en día, la Corte Suprema de Justicia falló contra el principio de legalidad, uno de los pilares de la civilización occidental, que establece que nadie puede ser juzgado por una ley dictada con posterioridad a los hechos del proceso. Esto lo hizo para llevar a cabo estos juicios arbitrarios.
 Desde entonces en nuestro país comenzó a derrumbarse el Estado de Derecho.

Paralelamente se derrumbó, la prescripción, la cosa juzgada, las amnistías y los indultos, y más tarde se les negaron las excarcelaciones, el principio de la ley más benigna, la educación en las prisiones, las salidas transitorias, las detención domiciliaria a mayores de 70 años o enfermos, condenándolos a la pena de muerte, sabiendo perfectamente que las cárceles de nuestro país no están preparadas para albergar a gente de esa edad.

Pedimos a los Señores Magistrados que respeten la Constitución Nacional y apliquen la ley, no se dejen manipular por el poder político de turno, que tanto daño le ha hecho a nuestra querida república.

Tenemos que comprender que la guerra ha terminado y que somos nosotros, los argentinos del trabajo y del silencio, quienes tenemos la responsabilidad de construir un futuro donde el amor por nuestros semejantes reemplace la cultura del odio y del rencor.


María Cecilia Pando
Presidente de AFYAPPA
Cel: 15-5484-9909


Que si algún hueso un día se ahoga con las heces de la vergüenza por los que no están ni han estado ni estarán, que esa muerte nunca me reclame la tranquilidad de irme de esta Patria y de este mundo en Paz…

Horacio R. Palma

sábado, 30 de agosto de 2014

Presos Políticos de Argentina...




¿Y si me quedo quieto?... ¿y si me paro de brazos cruzados y me encojo de hombros y me quedo esperando?

A veces las ganas se escurren por el resumidero de la impotencia. A veces las fuerzas se esfuman, se pierden en el abismo de los demoledores de ilusiones. Y cada caída es menos estrepitosa, pero levantarse cuesta cada vez más desesperanza.
Entre rejas de infernales venganzas, levantadas con barrotes de ilegalidad y prevaricato, se mueren uno tras otro… uno tras otro los huesos que un día otros, mandaron al frente de los infiernos a vérselas con el demonio.

Las rejas parecen cada vez más altas y se tornan cada vez más pesadas. Adentro, los huesos caminan cada vez más cansados. ¿Y vos hijo? ¿Y vos hermano? ¿Y vos esposa? ¿Y vos compañero de lucha? ¿Y vos nieto o amigo? ¿Y vos camarada?

De un lado las rejas más altas y más pesadas. Adentro, los huesos cada vez más cansados… afuera, las ausencias que no se explican con ningún “pero” que no avergüence las entrañas de un bien nacido. Las ausencias que duelen, las ausencias que también los huesos explican con eufemismos, supongo que para no ahorcarse de bronca.

Confieso que lo he pensado mil veces… llegando en una noche fría al medio del campo para que me pinten el dedo y me destrate un apocado que se cree con autoridad para humillarme en una requisa. Y otras mil veces lo he pensado bajo el sol furioso de un verano soberbio, que parte la tierra y apuna cabezas… ¿Y si me quedo quieto?... ¿y si me paro de brazos cruzados y me encojo de hombros y me quedo esperando?


Y mil veces digo NO… los miedos y la desidia no hacen Patria, ni sacarán huesos de tras las rejas, ni pagarán rescate de conciencia tranquila. Y entonces me asoma el orgullo y me sorprendo gritando presente, siempre… por las familias, los hermanos, las esposas, los amigos, y los compañeros y los hijos y los nietos que no están…que no estuvieron… y que obviamente a estas alturas, ya sabemos que nunca estarán. 

Que si algún hueso un día se ahoga con las heces de la vergüenza por los que no están ni han estado ni estarán, que esa muerte nunca me reclame la tranquilidad de irme de esta Patria y de este mundo en Paz…

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz...