sábado, 16 de julio de 2016

La parábola del abuelito amarrete, y la abuelita manolarga




Algunos de los millones de dólares incautados. Arriba, lo que el ex funcionario Kirchnerista López intentó esconder en un aguantadero con fachada de Monasterio. Abajo, los casi 5 millones de dólares que Florencia Kircher, hija menor del matrimonio Kirchner Fernández, guardaba en cajas de seguridad 



martes, 28 de junio de 2016

Terrorismo. Ahora Estambul



Ahora es Estambul. Pero entendamos esto de una buena vez. 
No te matan porque sos negro, puto, cristiano, judío, hombre, mujer, musulmán, grande, chico, policía o profesor... el Terrorismo te mata porque los Terroristas son Asesinos. No les importa a quién... matan. No les importa a cuántos... matan. No les importa cuándo...matan. No les importa dónde.. MATAN. Así es hoy y así ha sido siempre. 


Y al Terrorismo y a los terroristas, todos los países del mundo los combaten sin piedad. Los persigue, los acorrala y los apresa y los mata si es necesario. 


Solo hay un país en el mundo que ha encarcelado a quienes combatieron al terrorismo y a los terroristas; y premia, elogia, homenajea y subsidia a los terroristas que mataron a mansalva sin importarles sin eras negro, blanco, puto, cristiano, judío, musulmán, hombre, mujer, grande, chico, policía o profesor, si estabas en tu casa o en la calle, en la escuela o en el trabajo, en el teatro o en una plaza.. y ese país es, lamentablemente, el nuestro: Argentina.
Horacio R. Palma. 
Escribidor contumaz

lunes, 27 de junio de 2016

El Ego argentino, a precio de oferta



Tenemos un tema los argentinos con ciertos rincones del ego, un ego imbécil que nos ha hecho famosos en el mundo.
Un ego que nos miente nacionalismo y patriotismo, pero No señor! Es solo un cacho de ego y nada más.
No nos llama mucho la Patria ni sus símbolos, y hasta preferimos un patético ohhhhhh ohhhhh antes que cantar con orgullo el Himno que nos hermana, convencidos de que semejante falta de respeto, es gratis.
De orgullosos, somos distintos a todos. Todos los demás cantan su Himno con orgullo, y a capella si es necesario o si el que el organizó el acto se comió la mitad de la canción Patria, como hicieron ayer todos los chilenos que acudieron al estadio a ver o a jugar la final de la Copa América.
A nosotros nos resbala total, Messi viene de hacer un montón de goles y con eso basta. Ya no nos animamos ni a gritar el Oh juremos con Gloria Morir. Y sí, tal vez ya estemos muertos. Ok, tal vez muertos suena muy definitivo… pero desahuciados, seguro.
Ni hablar de los periodistas… los mismos que en los albores del saqueo más grande de la historia de Argentina, consentían el robo bajo la piedad de los supuestos derechos humanos… ahora se rasgan las vestiduras. Ocho años de saqueo consintieron, hasta que los saqueadores tocaron las tranqueras de sus quintitas.
O la justicia, que aprieta persigue encana o libera según les convenga, aunque el país se desangre en miles de muertos.
Escucho a los analizadores berretas del fútbol, y me río. Son nosotros. Hasta hace 20 horas endiosaban a un equipo sin historia, sin hambre y sin gloria… y ahora panquequean con “ya lo habíamos dicho”.
Váyanse a cagar!!
Tenemos todos los climas y todos los paisajes, no hay racismo, tirás una semilla y crece una planta, los Premios Nóbel y Maradona y Messi y Fangio y Monzón y el Papa… ah sí, que para orgullosos sí nos golpeamos el pecho con emoción.
Alguien nos hizo creer que somos los mejores del mundo, pero que lo que nos falta es un poco de suerte.
Ahora no sonrío… sino que me cago de risa. En realidad… somos despojos inertes de una tonelada de Egos en oferta.
Indignos de nuestros Próceres, de nuestros Símbolos, de nuestros Héroes… y lo que es mucho peor, de nuestros Muertos.

Horacio R. Palma

Escribidor contumaz

sábado, 25 de junio de 2016

Adiós Beto adiós...


Se iban los 70.
Verano. Es mi primera salida en la noche de Gualeguay. Que no conozco a nadie. Que salgo, que no salgo. Yo me había ido de Guale muy niño y volví adolescente. Ganó el adolescente, así que me vestí con mis galas de ciudad grande, y me arrimé al centro de la ciudad pueblo.
Ahora, desde bajo de mi cabello encanecido: sonrío. El único que no se burló esa noche de mis galas de ciudad grande (un enterito con mil rayas una remera colorinche y unas zapatillas rotas) fue Beto, un amigo de mi prima Marcela que no dejó de hacer chistes en toda la noche.
Dale Beto,¡¡cantá!!, le insisten. Estamos todos en una chacra cerca de Sportiva amaneciendo de una noche eterna. Beto camina desgarbado, lleva el pucho en una mano y el vaso de whisky en la otra, se acomoda la melena, entrecierra los ojos de cielo y canta con cuerpo y alma.
Esa noche la vida me lo presentó.


La misma vida nos cruzó luego en una cancha. Jugué con él al rugby en un equipo que nunca recordó nadie, solo nosotros.
También nos cruzamos en una comparsa de la que yo me fui por patadura, y él por defender a los músicos. Beto tenía el Carnaval en las venas.
Lo aplaudí a rabiar en el Encuentro Cultural de la Juventud. Y en cada Carnaval, del que su nombre será sinónimo.
Y a la distancia del tiempo y los kilómetros le pusimos proximidad, y horas y horas en un chat que hervía de humor, en épocas donde las redes sociales no habían explotado para peor.
En esa esquina de la San Antonio jugábamos siempre el mismo conjuro: bocina yo… él: “chau Específico!! dejá de pelear a la gente!”… Yo: “nunca, vos largá el pucho pelado!!”… El: “nunca, antes me hago gashina”.

Se fue Beto… se fue parte de la Historia del Carnaval de Gualeguay. Un tipo genial y querible. Un gran Artista.
No fuimos amigos Beto... pero te debía este recuerdo.

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz

jueves, 23 de junio de 2016

Gente y basura

Militantes del FPV de Gualeguay, haciendo fuego en plena campaña con carteles de la oposición
Hacer click sobre la foto para ampliar


Un par de abuelos más orgullosos de una ideología, que de la sangre de su sangre.
Una tía preocupada en la cantidad de gente basura que desanda las redes.
Una libertad que duele y que cuesta, y una grieta que ha separado a los de allá… muy pero muy  lejos de los de acá.
No tiene sentido… pero el mundo tal vez no lo tenga. Así que… todo bien.
Los que nunca respetaron, ahora piden respeto. Buen síntoma.
Los que asaron nuestros derechos en las llamas de su desfachatez, ahora piden derechos y buenos modales. Y está bien. Pero con pinzas.
Los que ahogaron la libertad de todos al grito de “vamos por todo”, ahora piden un poquito de respiro.
Los que sembraron vientos, al grito de “gorila, decime qué se siente”… ahora reniegan de ciertas tempestades.
Atacar con sus reglas, defenderse con las del otro. Qué fácil resuelven algunos personajes su libertinaje, cuando la única lógica es la de sus antojos.
¡¡Si hubiésemos podido todos… siempre!!
El problema no es la chanza, ni los comentarios subidos de tono… ni la madre que se angustia por las cosechas de lo que sembraron sus recientes antepasados.
Desde el medio del basural, se hace difícil creer que no todo es basura. Y no: No todo es basura.
En ésas estamos… y en esas estaremos, hasta que nos propongamos seriamente salir de entre la mierda. Todos.
En el mientras tanto… estaremos festejando o discutiendo “Victorias” chiquititas.

Horacio R. Palma

Escribidor contumaz…

Derechos Humanos en Argentina ... hablame de persecución

domingo, 12 de junio de 2016

Luis Patti hoy...



Ex Comisario Luis Abelardo Patti... preso político de Argetina. Así vive sus días en una cárcel que no está preparada para cuidar enfermos ni asistir a personas con discapacidades.