lunes, 21 de abril de 2014

Realismo poco mágico...

El cielo azul celeste anuncia un otoño de Gloria. En el Parque Quintana medio pueblo disfruta una tarde dorada de sol. No hay cosa más linda que ver miles de chicos jugando en un parque. Un chico sonriendo sobre una hamaca cura más que diez inyecciones intramusculares. 


 Otro feriado más… y van… pero éste es un feriado que nadie resiste. Es un feriado XXL, talle especial, pero fecha especial de semana especial, una semana donde judíos y cristianos hemos celebrado nuestras pascuas. Hermanados todos en la Fe. Podemos irnos en paz. Desde la ventana de mi casa veo los adentros de un gran Templo judío. Ya el martes, con la primera estrella, por el barrio las familias de “la cole” peregrinaban hacia el Templo con sus mejores galas. 

En la puerta de la casa de comidas Naná, un gran número de personas esperan para comprar comidas Kosher o tradicionales manjares… los otros negocios del barrio también se vistieron esta semana con otras galas. Huevos y roscas de Pascua, y aquéi y allá el pescado en cada una de las ofertas. La gente de las parroquias ha salido a las calles para anunciar el mensaje de Esperanza de la Resurrección y los misterios de la Cruz. En paz, cada uno con sus creencias, con sus credos y con sus tradiciones. Así me gusta a mí. Así debería ser siempre. Así deberíamos convivir. No parece tan complicado. Pero la tolerancia sí es complicada en los tiempos que corren. Lamentablemente. La tolerancia es un valor que hemos ido perdiendo en ese militar de algunos en blancos y negros. Buenos y malos. Ustedes o nosotros. 

Tender puentes diría Eise Osman, en dos palabras. De eso se trata. Me levanté temprano para disfrutar la mañana hermosa de un otoño que se esmera en hacerse querer. Así que tomé unos mates disfrutando el cielo y la galleta por partes iguales. Después de todo, en Gualeguay, cielo y galleta saben a gloria. Veinte minutos antes de las diez de la mañana, tuve la oportunidad de acceder a una extensa charla con el Intendente de Gualeguay, Dr. Luis Erro. Unos días atrás, le había solicitado una entrevista para una charla informal. Y accedió. Así que temprano me acerqué al edificio de la Municipalidad, que desierto parece mucho más grande de lo que es en realidad. El encuentro fue en su despacho y mate de por medio. Pudimos dialogar en "off", y con respeto decirnos las diferencias... como periodista y como ciudadano, tuve la oportunidad de poder puntualizarle cada una de las cosas que me preocupan y en las que discrepo de su gestión... es increíble, a veces me asombra que los argentinos le temamos tanto a la libertad y caigamos tan fácilmente en la intolerancia... los políticos deberían entender que la crítica constructiva es indispensable para un sistema democrático saludable. Claro que Erro no cambiará mi modo de pensar, ni podrá hacer que yo no escriba o publique lo que pienso. Es claro que de mi conversación el Intendente no cambiará sus formas ni sus modos… pero de eso se trata. De escuchar, de escucharos. De poder hablar con respeto las diferencias y poder preguntar sin miedo nuestras dudas. ¿Tan difícil es?... increíblemente la respuesta es: Sí. Yo salí del encuentro con “el Colo” con la satisfacción de saber que sí es posible el diálogo respetuoso, aún desde las diferencias más profundas. Y con la sensación de que es el camino correcto, aunque sea el camino más largo. Libertad con respeto. Libertad para decir y para decirnos. Y libertad para informar, o para opinar sin que alguno pueda levantar un dedo para decir: ¡qué lo callen! 

A veces uno escucha a los políticos y no puede dejar de pensar en el realismo mágico. Casualmente esta semana murió uno de sus mejores exponentes: Gabriel García Márquez. El genial escritor colombiano recientemente fallecido, premio Nobel de Literatura, abordó como pocos ese género literario donde lo real y lo mágico no tienen límites. Cuando uno se adentra en los libros del realismo mágico, lo fantástico y lo mágico forman parte de la normalidad dentro del relato. Hasta tal punto, que uno llega a creer normal que las vacas vuelen o que los árboles aconsejen a los abuelos. En los relatos del realismo mágico, lo mágico y lo fantástico nunca se explica… las cosas extrañas suceden porque sí, normalmente y nadie las aclara. La mágica realidad de fábula se percibe como real… y nadie la cuestiona. El relator del relato cuenta y describe cosas fantásticas, lo mágico se hace presente ante los ojos del lector, los hechos son reales, pero tienen una connotación fantástica… la gente sabe que no es así, que nunca será… pero el autor del relato nos lo cuenta como lo más normal… y nosotros lo creemos. Murió Gabo, murió viejo y enfermo. A la misma edad en que muchos argentinos que combatieron al terrorismo se encuentran tirados en una cárcel común sin asistencia médica. Gabo, que tuvo la suerte de no haber sucumbido ante ninguna de las tantas balas que asesinaron tantos colombianos, volcó su asombro y admiración hacia la revolución del dictador Fidel Castro. Allí refugió su ideología, como periodista trabajó para Prensa Latina, la agencia de noticias Cubana que fundó Rodolfo Walsh, y que regentearon varios terroristas. Pero Gabo escritor fue mucho más que eso. Fue mil veces más que eso. Gabo escritor es el Gabo que quedará en la historia. Lo digo, porque encontré una gran cantidad de lectores que descalifican a Gabriel García Márquez solo por su ideología. Error. 

Transcribiré lo primero que leí de Gabo... el libro estaba en la biblioteca de la casa de mi infancia... yo aún no sabía nada de política ni de comunismo ni de liberales... ni de maoístas ni de cubanos terroristas ni de argentinos que asesinaban uniformados. Nada de eso, apenas descubrí unas palabras hermosas que amanecían una historia atrapante. Yo aprendí a leer así la buena literatura, disfrutando de las letras y las bellas historias, sin el tamiz absurdo y estéril de las ideologías obtusas, que por mezquindades pretenden prohibirnos el disfrute de ciertas genialidades que no tienen tiempo, ni color ni banderas... : "El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros. «Siempre soñaba con árboles», me dijo Plácida Linero, su madre, evocando 27 años después los pormenores de aquel lunes ingrato. «La semana anterior había soñado que iba solo en un avión de papel de estaño que volaba sin tropezar por entre los almendros», me dijo..."

Horacio R. Palma
El Día de Galeguay
Gualeguay
Entre Ríos

sábado, 12 de abril de 2014

TE ESTÁS QUEDANDO SIN BALAS DE PLATA

El otoño ha secado al fin las hojas de este lado del mundo. Complejo lado, complejo hasta en algo tan sencillo como las cuatro estaciones… los árboles se han vestido de ocres colores y amarillos destinos, acordes para la ocasión de los tiempos que corren y desde la ventana veo otoño hasta el infinito… y más allá.


En la ventana veo el otoño, pero también el reflejo de mi cara a medio despertar, de mi cabello sin domar después de una noche de ir y venir sobre la almohada, y del mate amigo por debajo apenas del mentón. De este lado yo. Allende la ventana el otoño señor.
El reflejo de mí sobre la ventana me quita del paisaje por un momento para enfrentarme con la severa imagen de mis huesos en un sábado recién amanecido.
“Esta es mi cara y ésta es mi alma: leed…” contaba Machado en un poema que me sé de “re memoria”, como dice mi hijo Bauti cuando me quiere pelear.
Y sí, tal vez. Tal vez mi cara. Mi alma tal vez.
Pero ojos de hastío no. Ni boca de sed.

En ciertas horas de algunos días, las ventanas cerradas son ventanas y son también espejos. Nos muestran el otro lado hacia donde pretendemos escapar con la vista o con el pensamiento, y nos reflejan también el adentro ése desde el que pretendemos huir.
Y sí, ese doble sentido llena de realidad a las ventanas cerradas.

Las ventanas abiertas engañan. Casi siempre. 
Por la ventana veo que el viento de este sábado viene amontonando hojas sobre la esquina de casa. Sopla fuerte el viento desde el oeste, como si desde allá, desde el horizonte, un gigantón invisible inflara sus cachetes y soplara con toda su fuerza. Y con toda su furia.
Un rugido de viento se cuela por cada hendija de la carpintería metálica… de chico le temía al silbido del viento por entre las hendijas, me asustaban sus ráfagas de gemidos por debajo de las puertas y sus empellones contra las ventanas y los postigos.

Una cosquilla por mi espalda y yo corriendo lejos a pensar en otra cosa.
Al viento se lo nota poderoso hoy. Con ganas sopla su furia de verdades de otoño y descuelga de las ramas las hojas que crecieron intuyendo este final.
Tal vez el tiempo le haya ensañado la lección al viento… y por eso su esmero en intimidar para imponer un respeto que no podría, si el tipo viniera con pose amigable.
“Acá si sos bueno te pasan por arriba…” repite siempre un amigo que es mejor escuchando que diciendo.

Sobre el domingo de Ramos, casi, se celebra la “misa Ricotera”. La gran “misa” será en Gualeguaychú, hacia donde una feligresía contundente peregrinó para el pogo.
El Indio Solari, gurú anti comercial de la misa espectral, pasará la canasta, recolectará casi 30 millones de “asquerosa plata burguesa” y se alejará de la ciudad con los bolsillos ahítos y el impuesto sin garpar.
Este Indio aprendió bien el cuentito de los espejitos de colores.

Que acá si sos bueno te pasan por arriba, como dice mi amigo. Después de todo, el Indio Solari a lo único que se comprometió en su vida es a “hacer canciones…” y cree que después de eso, no deber rendirle cuentas a nadie.
“Jurás que te criaste en un balde de gusanos…”, así que cuando estás de mierda hasta el cuello, lo único que te queda es cantar. Qué grande el Indio.

El gurú de lo anticomercial no está solo en la contienda.
El avisó que la condición para celebrar su “misa”, era que el impuesto municipal lo pague minga. Y cuando se lo cantaron a Bahillo, Intendente, éste corrió hasta el Consejo Deliberante, pero resulta que los señores estaban de vacaciones.
Así que a don Bahillo le pareció bien tomar la decisión en la soledad de sus cantadas ganadas. Y dejó helados a todos. Menos al Indio, que se derritió a sus pies.
Los fieles del gurú, mientras tanto, hacen la suya. En la previa se comieron los gansos de Parque Unzué y se clavaron un Pony a la parrilla entre “churro” y “churro”. Los fieles del Indio vinieron puestos… y se irán puestos.

Los vecinos aportan para este recital máquinas de Vialidad, postas sanitarias, médicos, ambulancias, enfermeros, bomberos, camiones sanitarios, logística, personal de tránsito y de obras Públicas y espacios verdes…además, 1200 efectivos extras de policía a 60 mangos la hora para toda la ciudad y rutas a fin de cumplir con el operativo de seguridad y control, más un helicóptero, motos, caballos de policía montada, camionetas, autos y dos enormes camiones contendiendo la Unidad “Sistema 911” con alta tecnología de comunicaciones.
Y bueno, después de tanto despojo a los Indios, despojo que viene desde la época de la Colonia como todos sabemos, que al menos una vez el robo lo cometa el Indio… es un tiro para el lado de la justicia.

Al menos quedan las palabras. Aunque a decir verdad, en los tiempos que corren, hasta para decir las palabras hay que andar con cuidado. Y si no que lo diga el Periodista Gustavo Juliá, que por decir primero, por patalear después y por creer que tenía derechos como trabajado para hacerlos valer, se ganó varias semanas de vacaciones forzadas con todo pago. ¿Quién lo calló?... ¿fue usted Señor?.. no señor… el gran bonete fue.
Acá nadie fue. Uno pregunta y toca puertas y siempre: nadie.
¿Yo señor?... no señor. El gran bonete.
Las palabras quedan. Sentada al frente de la enésima Cadena Nacional, en medio de una semana en que las tormentas azotaron medio país inundando ciudades enteras, la presidenta puso en marcha en Tecnópolis el Encuentro de la Palabra.

Y sí, como el cohete apenas alcanzó los dos metros de altura, y como nuestra independencia del Fondo Monetario terminó desdibujada esa rebeldía juvenil de Kicillof de posar sin corbata, y como el movimiento obrero se plantó en pleno frente al ajuste, y como los kirchneristas de la primera hora emigran a bordo de la desvergüenza hacia el Tigre, al menos queda el refugio de la palabra.
Mentime que me gusta… afuera, el país con sus problemas. Adentro, un espectáculo de Hip Hop y Stand Up. El varias veces procesado Amado Boudou, y la presidenta de las bóvedas y los Hoteles de lujo, presiden el espectáculo delirante por Cadena Nacional.

Y entre chiste y rap, de pronto aparece el gran Pepe Soriano, que no tiene mejor idea que recitar a Neruda: “Se llevaron todo, pero nos dejaron las palabras”. Obvio que Pablo Neruda se refería a los españoles y la etapa de la conquista, aunque con la primera mandataria sentada al lado de Amado Boudou, los asistentes casi se atragantan con un alfajor subsidiado de marca Fantoche.
El viento se empeña contra la ventana. … los árboles se han vestido de ocres colores y amarillos destinos, acordes para la ocasión de los tiempos que corren y desde la ventana veo otoño hasta el infinito… y más allá. “Jurás que te criaste en un balde de gusanos…”, así que cuando estás de mierda hasta el cuello, lo único que te queda es cantar.
Te estás quedando sin balas de plata… ¿lo sabés no?

Horacio R. Palma
El Día de Gualeguay
Gualeguay
Entre Ríos


jueves, 10 de abril de 2014

Causa Esma. Un Marino enjuiciado denuncia amenazas

Al TOFC Nº 5

Ricardo Cavallo, detenido a disposición de ese tribunal y cuyos datos personales constan en autos me presento y respetuosamente digo:
Que durante la audiencia del pasado lunes 31 de marzo, que se desarrolló en la sala SUM, mi apoderada, la Sra. Claudia Becerra fue objeto de la conducta molesta, provocativa e intimidatoria por parte primero de la Sra. Cristina Bárbara Muro, luego por otras personas que fueron llegando a la sala, todas mujeres, a quienes la Sra. Muro iba convocando.

A tal punto llegó la provocación que el policía de guardia le dijo que en el cuarto intermedio no saliera de la sala y se quedara, cuando lo habitual es que se haga salir a todo el público.
Dicha actitud de las señoras allegadas a las querellas se continuó luego en el entrepiso, en una especie de bar, donde se sumó la señora Ana María Testa, quien dio testimonio poco más tarde en la audiencia.
Por cierto uno de los abogados defensores presentes en ese sitio (quiosco) del entrepiso mencionó que la señora Testa no debería estar en ese lugar antes de dar testimonio.

Es un hecho que el tribunal permite que allegados a las querellas y aún querellantes violen el art. 369 del CPPN en perjuicio de los imputados, por ejemplo esta misma señora Cristina Muro, en ocasión de su testimonio tuvo a sus dos hijos dentro de la sala de la audiencia y uno de ellos me increpó de viva voz “mirá a mi mamá hijo de puta”. Cuando mi defensora, a mi pedido, solicitó al presidente en funciones, dr. Bruglia que tomara medidas, el citado presidente le contestó: “Ud. Tiene que comprender”, con lo que convalidó la violación al art 369 en mi perjuicio. Dicha actitud de los jueces se ha reiterado a lo largo de lo que va de juicio oral en numerosas oportunidades, tanto con respecto a manifestaciones como la portación de cosas aptas para molestar, que periódicamente se ven entre el público (siempre de las querellas) y aun permitiendo a un testigo ir vestido con una camiseta con leyendas contra los imputados.

Pero en este caso se produjo esta violación en contra de público, no de imputados., Tanto que la persona afectada temió por su seguridad. Dada la gravedad de lo acontecido solicito al tribunal:

1.- Cese de permitir las violaciones al art. 369 del CPPN que dice: “Las personas que asistan a la audiencia deberán permanecer respetuosamente y en silencio, no podrán llevar armas u otras cosas para molestar u ofender, ni adoptar una conducta intimidatoria, provocativa o contraria al orden y decoro debidos, ni producir disturbios o manifestar de cualquier modo opiniones o sentimientos.”
2.- Tome las medidas necesarias para que el público de allegados a los imputados no se vea hostigado tanto de palabra como de hecho, ni en la sala ni en los lugares de acceso público del edificio, como pasillos, salas de estar, baños y bares o quioscos.
3.- Instruya al personal policial para que intervenga para restablecer el orden y la observancia del art. 369 del CPPN cuando alguna/s persona/s del público lo violen.
4.- Tome las medidas necesarias para que los testigos cumplan con las normas de conducta que establecen las leyes y códigos vigentes.
En Comodoro Py, a los 3 días de abril de 2014.
                                                                                              Ricardo Cavallo


Cristina Viola...



Hoy todos los globos, la piñata, los caramelos, los peluches, las estrellas, el arco iris...son tuyos...! Y a tu alrededor los ángeles festejando la fiesta. FELIZ CUMPLEAÑOS, Cristina, mi niña-Ángel...! Tu mamá te extraña, te mima...te ama...! 
Maby Picón


Hoy, Cristina Viola cumple 42 años. 3 años de vida tuvo… los demás se cumplen en la memoria de todos los que no olvidamos.
A mitad del día, en un diciembre de una época de barbarie, linchadores con banderas de revoluciones prestadas decidieron cortarle a tiros su vida, sus sueños, sus juegos, su sonrisa. Y la de su papá Carlos… y quisieron también llevarse aquella mañana la vida de su hermana María Fernanda, y casi pueden, pero por suerte no.

Tantos años después y ahí está Maby, mamá de Cristina, mamá corazón, todo amor desde el fondo de la injusticia recordando a su niña que es ángel.
Pocos saben cómo fue que los linchadores se la arrancaron de sus brazos. Fue un mediodía caluroso de un primero de diciembre del año 1974. La locura y la muerte se arrebujaron entonces en las manos de once terroristas que se jactaban de pertenecer al ERP, Ejército Revolucionario del Pueblo.

 El capitán Humberto Antonio Viola, 31 años, estaciona su auto Citroen Ami 8 frente a la casa de Ayacucho 233, a pocas cuadras de centro de la capital tucumana. Allí viven sus padres. De pronto, tres autos le cierran el paso. No avisan. Nunca avisan. Ellos hablan con balas. Disparos, gritos, confusión. Humberto Antonio Viola trata de defenderse y defender a los suyos, sabe de memoria cómo matan estos tipos. Se desespera, sabe que después de las ráfagas primeras vendrán a rematarlos. Siempre hacen lo mismo. Quiere defenderse, pero un escopetazo lo mata en acto. En el asiento de atrás queda muerta también su hija María Cristina, de 3 años. Otra bala se clava en la cabeza de María Fernanda, su otra hija de 6 años.

En la puerta de la casa grita paralizada su mujer Maby. Desde sus 26 años, ve cómo en unos segundos le arrancan media vida. Conmoción en el barrio. Conmoción en Tucumán. Terror en todo el país. Las noticias muestran una joven mujer embarazada llorando frente al cajón de su hija y de su marido. Y del cementerio de Yerba Buena, parte Maby al sanatorio donde su otra hija, María Fernanda lucha por escaparle a la muerte. Ahí está Maby… todo dolor y todo amor. Con su panza enorme que más tarde será Luciana. Maby solo llora y reza. Reza y llora. Tiene buenas razones. 

El país que la mira, grita venganza… también tiene las suyas. Los asesinos que ese mediodía le arruinaron la vida, escaparon con una sonrisa en los labios. Así lo dicen todos los testigos. Se fueron satisfechos, como disfrutando la muerte. Se enjuagaron un poco la sangre. Tal vez aún festejaban la victoria de tanta muerte. Los asesinos de los Viola se sacaron la careta, y se burlaron delante de todos aquél mediodía caluroso de una Tucumán inundada de sangre.



Hoy, 10 de abril… Cristina cumple 42 años. 3 tuvo de vida… todos los demás los cumple en el recuerdo de quienes nos negamos al olvido de las Víctimas que linchó el terrorismo en Argentina.

Feliz cumpleaños Cristinita Viola... tu mamá Maby te extraña, te mima y te ama... nosotros te honramos negándonos al olvido...

Horacio R. Palma