lunes, 13 de septiembre de 2010

La noche de los lápices... otra de las sobrevivientes dice que la película está novelada

La Ues (pertenciente a Montoneros), desfilando por La Plata..
"Perón o Muerte"


Transcribo a continuación parte de una entrevista a Emilce Moler, publicada en El Monitor, portal del Ministerio de Educación...


Emilce Moler: "No fuimos víctimas inocentes"


Emilce Moler es una de los cuatro sobrevivientes del operativo llevado a cabo en La Plata entre el 9 y el 21 de septiembre de 1976, conocido como "La noche de los lápices", los otros son Pablo Díaz, Gustavo Calotti y Patricia Miranda.
Emilce tenía 16 años, cursaba 5° año en el Bachillerato de Bellas Artes y era una estudiante cuando la detuvieron. Era hija de un Comisario de La Plata.
Yo militaba, dice Emilce Mole: "En esos años era imposible no hacerlo, y yo tenía claro que quería trabajar para que no hubiera más pobres".


Emilce es bajita, locuaz, inquieta. En sus gestos se mezclan la fuerza y el dolor. Polemiza severamente con la versión cristalizada en el libro La noche de los lápices de María Seoane y Héctor Ruiz Nuñez, y luego en la película -de Héctor Olivera-, según la cual su secuestro y el de los otros chicos estuvo relacionado con la lucha por el boleto estudiantil. "Nos detuvieron porque éramos militantes de la UES, no fuimos 'víctimas inocentes'". En esa versión, ella no aparece dentro del grupo de chicos secuestrados. "Soy una doble desaparecida. ¿Por qué, si yo fui secuestrada esa noche con todos esos chicos, no aparezco en ese relato?". Esto la llevó gradualmente a protagonizar el relato de su vida. "Era parte de lo que yo viví. No podía correrme".

-¿Cuál es tu relación con el relato de La noche de los lápices?

-La Noche de los lápices como tal es una construcción que salió a la luz a fines de la década del 80. Fue difícil para mí encontrar ese relato porque yo no aparezco. De todos modos, nunca quise salir a decir: "Esto no es cierto", porque les daba pie a aquellos que pueden decir: "Al final, no era cierto lo de los desaparecidos". La discusión fue porque yo quería plantear mi militancia, quería leer los manuscritos y no hubo acuerdo con la autora. Entre otras cosas, porque nuestras detenciones no se debieron solo al boleto estudiantil. Pero resultó muy doloroso que no me integraran a una historia donde estuve.

-¿En qué momento tomaste la posta de tu relato?

-De a poco fui poniéndome a la cabeza y dije: "Mi vida la cuento yo". Muchas de las cosas que dije públicamente fueron para contrarrestar esta historia. Para que cuando mis hijos cuenten que su madre fue detenida- desaparecida, les crean. No sé cómo hubiera sido mi vida sin este episodio. Sería una ex detenida más, estaría dando testimonio, pero no hubiera sido mi eje, porque para mí es un esfuerzo. Tuve que aprender a hablar en público, a manejarme con los medios. Yo tengo otra vida. Hice todo para no ser solo sobreviviente.
-¿Cómo contás tu vida? ¿Cómo contás lo que pasó?

-Yo me ubico como una militante de aquellos años. Yo empecé a militar en el 75. Estaba en cuarto año y tenía 16 años. Los mayores eran los que hablaban y llevaban las cosas adelante. Lo mío era muy chiquito, pero muy comprometido. Yo dejaba la vida. Y en el 75 decidí entrar en la UES. En julio del 76, empezaron a caer mis amigos. Y tuve que plantear la situación e irme de mi casa. Cuando estaba en la escuela, yo venía con toda la cuestión de lo religioso, hasta que me empezaron a explicar que sí era posible que no hubiera pobres. Fue la motivación más fuerte. Yo ya había estado escondida en muchas casas, ya estaba harta... Seguía yendo a la escuela; estudiar, no lo postergaba por nada. Mi viejo me explicó: "Mirá que te picanean", que era lo que le estaban contando a él. Eso me preparó para la detención y la tortura. Lo que viví después ahí adentro es inimaginable, te supera.

-¿Eras consciente del peligro que corrías?

-Para mí, esa noche era prácticamente una "crónica del secuestro anunciado"... Dentro de ese caos, yo sabía dónde estaba parada. Primero me llevaron al "Pozo de Arana", la primera semana con todos los chicos y todas las chicas. Cuando llegamos al lugar, nos desnudaron y nos empiezaron a hacer preguntas; ya en una situación de máxima vulnerabilidad. El que me interrogaba era una persona grandota, no le respondí lo que me preguntó y me pegó mucho. ¡Cuánto odio tiene que haber habido! Esto demuestra lo que representábamos más allá de las edades, de los cuerpos: éramos el enemigo. Las cosas empeoraron cuando se enteraron de que era hija de un policía, porque mi papá me estaba buscando. El 23 de septiembre, nos sacaron a todos en un camión y empezaron a bajar a Claudia, a María Clara, a Horacio, que eran los chicos que yo reconocía. Ahí se bifurcó la historia; yo seguí con Patricia. Y Gustavo. y otras personas más. Nos llevaron a la brigada de Quilmes y en diciembre nos comunicaron que estábamos a disposición del Poder Ejecutivo. Yo no sabía ni qué era eso. Nos trasladaron y después entré a Devoto en enero del 77, con 17 años. Salvaba la vida. Sin embargo, para mí ese fue uno de los peores momentos.
En el centro clandestino vivíamos atados al minuto a minuto. Tenés la mano atada y en lo único que pensás es en cómo podés hacer pis. En la celda, empecé a reconocer algunos lugares. Pensaba: "Sí, tengo la vida por delante, pero acá adentro".

-¿Qué proyectabas en esos días?

-Ya había calculado que me iba a quedar libre en la escuela y para mí era un drama. En Devoto estudiaba. Tenías que llenar las horas ahí adentro cuando te sacaban la lectura, te sacaban todo. Lo mío era el arte, pero cada cosa que aprendía era una batalla ganada. Era estar bien de la cabeza, resistir.

-¿Cómo seguían tus relaciones con el resto de la gente que estaba afuera? -Yo ya estaba de novia con el que es mi marido, eso fue muy importante. Una de las peores cosas que me pasó fue cuando mis amigos o gente conocida me marginaron. En el colegio, por ejemplo, mis compañeros festejaron la fiesta de la primavera. Cuando me enteré de eso, no puedo explicar lo que lloré.

-¿Ellos sabían lo que te estaba pasando?

-Se habían enterado porque fue un megaoperativo. ¡Se llevaron a la hija del comisario! Fue un escándalo en La Plata. Yo pensaba: los jubilados que viven al lado de la casa de mi familia, que nos conocen desde que nacimos ¿no podían llamar? ¿Cuánta fue la propaganda desde el golpe hasta mi detención? De marzo a septiembre. ¿En ese tiempo les cambiaron la cabeza? Que no me digan que era miedo, fueron conductas horribles. Lo recalco mucho porque tiene que ver con la transmisión de la historia, la construcción de la memoria, el lugar donde estuvo cada uno.

-¿Cómo siguió la historia?

-Mis viejos ya se habían ido de La Plata. Yo nunca podía volver a La Plata porque era "irrecuperable". Malvendieron todo y se fueron a un departamento que tenían en Mar del Plata. Y me dieron la libertad vigilada. No podía juntarme con más de cinco personas, ni salir de la ciudad.

-¿Cómo te sentías?

-Podía caminar por la playa y eso me hacía bien. Pero tenía mucha, mucha angustia por la gente que quedaba. Eso fue una cuestión que marcó toda mi vida. Ahora es por los que no están. Nunca más recuperás la integridad, la alegría. No quedó ninguno de mis amigos: de todos mis compañeros de los sábados, de las peñas y demás, muchos chicos platenses, amigos de inglés, de vóley... Tengo dos primos desaparecidos. Con toda esa historia, tenía motivos de sobra para ofrecer mi testimonio en un montón de casos.

-Vos decís: "No soy solo una sobreviviente". ¿Querés hablar más sobre esto?

-Cuando me dieron la libertad, el tema era cómo reconstruir. A mí me salvó el estudio. Porque el saber y el conocer era una cuestión de libertad y de poder para mí. Era un lugar donde no se podían meter ellos. Aunque nunca más pude recuperar el arte, fue otra pérdida muy grande. Pero además de ser docente e investigadora para mi es muy importante ser mamá.

NOTA PUBLICADA POR HORACITO ZARATIEGUI EN 2.006

La farsa de “La Noche de los Lápices”

En la La Plata, en los días previos y posteriores a lo que después se bautizó con el nombre “La Noche de los Lápices”, el terrorismo -principalmente montoneros- asesinó a 33 personas (8 de ellas personajes públicos y/o personalidades), e hirió a otras 150 en atentados varios. La Plata era una ciudad en guerra. Del lugar y la época, dice el libro que dio comienzo a la farsa: “La subversión se refugiaba en las facultades y los colegios secundarios… los montoneros se hallaban divididos y algunos sectores de estudiantes peronistas se sentían traicionados por Perón. Entre ellos, la Juventud Guevarista, la juventud Socialista, la Federación Juvenil Comunista (uno de cuyos dirigentes era Aníbal Ibarra), la Juventud Franja Morada de la Cordinadora Radical (sí, Nosiglia, Storani, Becerra y otros conocidos), y el grupo de Estudiantes Socialistas Antiimperialistas que respondían a la UES (Unión de estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata).” (María Seoane y H. Ruiz Nuñez, “La Noche de los Lápices”).

Libro histórico ¡minga!

La llamada “noche de los lápices” se transformó en el símbolo de la supuesta represión militar contra los estudiantes. Los hechos presuntamente ocurridos en aquella oportunidad fueron narrados en el libro homónimo de María Seoane (montonera, directora del suplemento Zona, de Klarín), y Héctor Ruiz Nuñez, que está basado en el testimonio del supuesto UNICO sobreviviente de los hechos (según su propia declaración), Pablo Alejandro Díaz.
El libro fue terminado en junio de 1986, MUCHO después de que testimonios de terroristas, escuchados en el juicio a las juntas militares, desmintieran la mayoría de las afirmaciones que la Seoane o Ruiz Núñez escribieran… lo que no les impidió publicarlo.
Las mentiras de Seoane y Ruiz Núñez sob descaradas. Una cómplice de los terroristas cuya historia falsea el libro, dijo en una entrevista en 18/9/05): “…me pasó con María Seoane que cuando ella me pidió que escribiera mi testimonio yo acepté pero le pedí leer el borrador del libro. Seoane se negó a dármelo y entonces yo y mi padre no escribimos. A partir de ahí viene el castigo en el libro y después en la película. Ni siquiera menciona la existencia de otros sobrevivientes…” (Emilce Moler, montonera -hoy coordinadora del programa de la Secretaría de Políticas Universitarias del estado-, de quien veremos otras declaraciones más adelante).

Película documental ¡minga!
En el libro mencionado arriba se basa la película “La Noche de los Lápices”, de Héctor Olivera, director criticado por las tergiversaciones históricas que presenta otra película suya, “Ay Juancito”, de la que expresó La Nación (13/6/04) “…Héctor Olivera y José Pablo Feimann tergiversan su historia…”, agregando luego “…a las películas pretendidamente históricas nunca hay que tomarlas al pie de la letra…puesto que no hay nada que a directores y guionistas les entusiasme más que deformar los hechos para hacerlos más espectaculares y taquilleros…”. Héctor Olivera se ha caracterizado siempre por deformar hechos históricos por motivos supuestamente creativos… y comerciales.
Quien vea “La noche de los lápices” (de exhibición obligatoria en los colegios secundarios de la ciudad de Buenos Aires; una idea de Aníbal Ibarra…), terminará convencido de que lo mostrado es “… la historia verídica de un grupo de simpáticos jovenzuelos que bregaban por una inocente y enternecedora rebaja en el boleto estudiantil y sus picardías más atrevidas eran cantar canciones de Sui Generis y soñar con un mundo más justo, igualitario, solidario, etc. Luego, un grupo de militares feos y malos se enojaron porque sí, los maltrataron por “pensar distinto”, los ultrajaron “por tener un “corazón altruista”, encarcelaron por “tener sensibilidad social” y los mataron por placer; punto.”. (Nicolás Márquez, “La otra parte de la verdad”, pág. 169).

La realidad es que la historia plasmada en el libro y principalmente en la película es una burda mentira, y que Pablo Díaz y sus secuaces no eran ingenuos chicos de barrio, sino montoneros, ni luchaban por el boleto estudiantil. Y varios terroristas -no únicamente Díaz- sobrevivieron a los hechos.

Jóvenes inocentes ¡minga!

Más abajo veremos que el mismísimo Pravda/12 (verdadero refugio de ex terroristas devenidos en denunciadores mediáticos -desde su fundación por Jorge Lanata- y/o asesores presidenciales en esta era K.) confirma la pertenecia al terrorismo montonero de los “inocentes” estudiantes recordados cada septiembre por Kirchner y demás. Pero un testimonio de mayor -y extraordinaria- relevancia que contradice contundentemente la versión mostrada en la película de Olivera y el libro de la montonera Seoane y su socio, es el del hermano de María Claudia Falcone (montonera sobre cuya historia pivotea toda la narración falaz del filme). En el libro “Montoneros, Soldados de Menem”, de Viviana Gorbato, en la página 96, Jorge “Chiqui” Falcone expresa: “Mi hermana no era una chica ingenua que peleaba por el boleto estudiantil. Ella era toda una militante convencida. Ni mi hermana ni yo militábamos por moda. Nuestra casa fue una escuela de lucha.”

El diálogo con la periodista continúa de la siguiente manera (pág. 97/98):

- ¿Tu hermana y vos eran montoneros convencidos? – le pregunto.
- Sí. Nadie nos usó ni nadie nos pagó. No fuimos perejiles como dice la película de Héctor Olivera, que yo mismo asesoré hasta donde pude. Nadie nos escribió los libretos. Fuimos a la conquista de la vida o la muerte.
- ¿Vos sentís que la película no muestra eso?
- En el departamento donde cayó mi hermana se guardaba el arsenal de la UES de La Plata. Mi hermana no cayó solamente por el boleto secundario (solloza), sino por una patria justa, libre y soberana. La compañera María Clara era su responsable. No se agarraron a tiros con el pelotón que las fue a buscar por no hacer mierda a los vecinos en un edificio de departamentos. No porque no querían o no podían.
- Esto es algo que en general no queda claro – le comento extrañada.
- Era algo difícil de decir en la transición democrática. Cuando se dio la película, yo fui llevado en andas con Pablo Díaz, el sobreviviente, del cine al Obelisco. Allí le dije que mi hermana estaba en la clandestinidad con documento trucho, que respondía a una orgánica nacional revolucionaria. Eso puso a todos nerviosos. No querían escuchar esas cosas. Mi hermana no era una Caperucita Roja a la que se tragó el lobo, aunque tampoco tengo la intención de convertirla en una guerrillera heroica. Era una militante revolucionaria.
- ¿Qué cargo tenía tu hermana dentro de la organización?
- Era miliciana. El miliciano era un tipo que podía revolear una molotov en un acto relámpago gritando: ‘Perón o muerte’. También podían hacer una acción de apoyo a un acto militar de mayor envergadura sin saberlo, como cuando participamos en una serie de actos relámpago que sirvieron de cerco (nos enteramos después) en agosto del ’75 para el hundimiento de la Fragata Santísima Trinidad. La gente que tenía conducción en un colegio secundario no se chupaba el dedo. Tenía práctica política y militar” (Viviana Gorbato, “Montoneros – Soldados de Menem- ¿Soldados de Duhalde?”).

En su propio libro, “Memorial de Guerralarga”, Falcone cuenta cosas como estas:

- “Caminaba con María Claudia por la Avenida 7, charlando sobre la necesidad de prever el contragolpe enemigo a la hora de planificar campañas de sabotaje en su contra…”.
- “…María Claudia y María Clara retornaban abatidas al peligroso 586 de la calle 56, con la frustración de no haber encontrado otro albergue… El portero contó que fueron intimadas a rendición por parte de un grupo de civiles armados que irrumpió violentamente en el hall. Las chicas corrieron escaleras arriba amenazando a los intrusos con abrir fuego…”.
- “…buscaron refugio en casa de la tía “Tata”… los matones tumbaron la puerta, encerraron a la sobresaltada dueña de casa en su habitación y redujeron a ambas dirigentes de la UES para encaminarse, acto seguido, al baño del departamento. Retirando la tapa plástica del botón del inodoro, recogieron un gancho del que pendía una bolsa de polietileno que protegía varias armas cortas y algunas pepas** pertenecientes a la agrupación…”.

(Un dato interesante y no muy conocido. El 16/5/85, en testimonio brindado en el juicio a las juntas militares, la falsa abuela Estela Carlotto declaró que “…en realidad la represión se desató contra su grupo familiar el 16 de setiembre de 1976, con el secuestro de María Claudia Falcone, adolescente de La Plata, hermana de su yerno”. Ansina es, nomas: Jorge “Chiqui” Falcone, el terrorista montonero cuyo testimonio sobre su inocente hermanita acabamos de ver, estubo casado con Susana Estela Carlotto, hija de la falsa abuela. “Dios los cría…”, dicen).

Hay una escuela de la Capital (Malabia 2148), que lleva el nombre de la terrorista desaparecida: “María Claudia Falcone”, otra barbaridad que expresa a las claras las intenciones verdaderas de adoctrinamiento y desinformación de los apologistas del terrorismo para con las nuevas generaciones de argentinos. Anteriormente, esa escuela se llamaba “Blas Parera”. Así, por ley N° 237 de la ciudad, firmada por De la Rúa el 1/10/99, se logró “erradicar” nada menos que el nombre de uno de los autores de nuestro Himno Nacional, para reemplazarlo por el de una terrorista…

El 3/9/03, por iniciativa de un grupo proterrorista (la “agrupación peronista “María Claudia Falcone” – Montoneros – La Plata”), se aprobó la ordenanza municipal que designó con los nombres de los seis terroistas desaparecidos en la fantasiosa “La noche…” a las calles donde cada uno de ellos vivieron. Esa misma “agrupación”, en un comunicado fechado el 16/9/03, reconoce la pertenecia de los “inocentes estudiantes” a la banda terrorista:
“…en el marco de la llamada “Noche de los Lápices” desaparecían, en la ciudad de La Plata, seis militantes secundarios pertenecientes a la UES encolumnados en MONTONEROS… les fueron violados sus derechos, también es cierto que fueron militantes populares, pero el aspecto central del relato que permanentemente se viene obviando, es que fueron, son y serán MILITANTES PERONISTAS MONTONEROS, y que fueron reprimidos, torturados y asesinados porque encarnaron un proyecto político revolucionario, que como nunca antes en la historia jaqueó el poder de la minoría oligárquica…”.
Más adelante, señala específicamente: “Que nuestros compañeros fueron militantes consecuentes con una causa y no idiotas útiles “mandados a la muerte”, que es el peor de los insultos imaginables”… O sea que los mismos montoneros NO QUIEREN que se vae a sus cómplices como “pobres inocentes”.

Visto y considerando que los mismos protagonistas desacreditan categóricamente la veracidad de la película, vale recordar que tanto la delictiva UES montonera como otros grupos terroristas estudiantiles – “Acción Revolucionaria 8 de Octubre” (que atacó con bombas molotov una dependencia del Ministerio de Educación), o los “Comandos Estudiantiles Socialistas (que colocó bombas en el Palacio de tribunales)- fueron parte integrante de la denominada “juventud maravillosa” siempre estereotipada y adulada en cuanto filme o libro haya al respecto. ¡Retorcido idealismo el de aquella adolescencia sensible!. (Nicolás Márquez, “La otra parte de la verdad”, pág. 171).

Boleto escolar ¡minga!

La bandera y la lucha estudiantil de la UES sí fue, en su momento, para conseguir el “boleto estudiantil popular”. Después de una serie de alternativas, el 16 de septiembre de 1975, el gobierno reglamentó gratis el BES (boleto estudiantil secundario), requerido por los estudiantes. Este hecho deja en evidencia la falsedad del reclamo por el cual, según la película de Olivera, los inocentes estudiantes son detenidos, ya que el beneficio ya había sido otorgado por las autoridades constitucionales un año antes de los supuestos hechos (Mario Laprida, “Hay verdades que duelen”, pág. 130).

Lo que es más, los mismos montoneros reconocen esta farsa: Emilce Moler, cómplice de los terroristas desaparecidos y una de las sobrevivientes (que se autoexilió en Mar del Plata luego de ser liberada por la policía “genocida”) inexistentes para Olivera, la Seoane, Kirchner y Magneto, fue entrevistada DOS veces por el pasquín oficialista Pravda/12. He aquí parte de sus declaraciones sobre el mentiroso asunto del “boleto”:

Página/12, 15/9/98:

Emilce Moler: “Teníamos un proyecto político, en relación con los desaparecidos de los secundarios de La Plata. No fue exclusivamente la lucha por el boleto, eso era un objetivo superfluo que fue utilizado buscando reivindicar la militancia”.
P12: “La noche de los lápices se asocia con el boleto estudiantil, pero Ud. habla de una lucha política más amplia.”
Emilce Moler: “No creo que a mi me detuvieran por el boleto. La lucha fue en el año 75, además no secuestraron a miles de estudiantes que participaban en ella. Detuvieron a un grupo que participaba en una agrupación política. Todos los chicos que están desaparecidos pertenecían a la UES, es decir que había un proyecto político al fin.”

Página/12, 21/9/01:

P12: –Tu relato sobre “La Noche de los Lápices” generó polémicas, sobre todo sobre la cuestión de las “víctimas inocentes”, como si el crimen pudiera justificarse cuando “en algo estarían”…
Emilce Moler: –Sí, hasta entonces lo predominante era atribuir aquel operativo a la lucha por el boleto escolar. Yo dije que esa movilización había sido muy importante, pero había ocurrido con anterioridad, en 1975, y que a nosotros nos detuvieron por ser militantes de la UES, que nunca me habían preguntado por el boleto escolar. Creo que hoy se puede hablar de temas que antes era muy difícil abordar. Y creo que la transmisión a los jóvenes requiere que no se hagan simplificaciones de la historia ni “cuentitos” que no sirven para entender lo que pasó, lo cual también impide a los jóvenes entender este presente.

Vale mencionar que esta última entrevista a la montonera Moler fue realizada por la también terrorista “Lila” Pastoriza, mujer de Rodolfo Walsh, el escritor jefe de inteligencia de aquella banda terrorista.

Como para “redondear”, dijo el 18/9/05 el “Boletín La Fogata”, órgano electrónico del montonerismo actual: “(Emilce Moler) Nos da su testimonio y, a diferencia de lo que cuenta la película que hizo conocidos estos hechos, ella no relaciona la detención con la lucha por el boleto estudiantil…”. Y si aún quedan dudas, Jorge “Chiqui” Falcone, montonero y hermano de una de las “inocentes estudiantes” de la Seoane, Olivera y cía., dice en su libro “Memorial de Guerralarga”: “Cenamos en el restaurante “Le tre palle”, cerca de mi hogar natal, más precisamente, frente al edificio de Obras Públicas (en cuya explanada un año antes se había producido la concentración que conquistó el Boleto Estudiantil Secundario…)”.

Un solo sobreviviente ¡minga!

Pese a la insistencia de Seoane, Ruiz Núñez, Olivera y el mismísimo Pablo Díaz, en su edición del 15/9/98, Pravda/12 informa: “La noche de los lápices se transformo en el estandarte de la dictadura militar, contra los estudiantes… Emilce Moler (ya mencionada anteriormente), tiene 39 años, tres hijos y vive en Mar del Plata desde que los militares la obligaron a dejar La Plata. Allí fue capturada por ser una activa militante montonera. Sobrevivió para contarlo y no arrepentirse de su pasado”. O sea… ya hay más de un sobreviviente, y además parece que no fueron detenidos por ser inocentes estudiantes, sino miliatntes montoneros….
Sigue al artículo del pasquín de Verbitsky: “Ella y Gustavo Calotti, que también vive y que esta radicado en Francia, conjuntamente con otra joven radicada en La Plata son los sobrevivientes de “la noche de los lápices”.

Una vez más, recurrimos al “Boletín La Fogata” de montoneros para redondear este tema. En su edición del 18/9/75 (ya mencionada, en entrevista a Emilce Moler): “…En el camino pasaron a buscar a otras dos compañeras. Una no estaba. La segunda era Patricia (Miranda), otra de los cuatro sobrevivientes…”. En un momento, le preguntan a la Moler: “…todavía es fuerte la versión de que existió sólo un sobreviviente…”, a lo que ella contesta: “Es bastante extraño porque he hablado muchas veces. Estuve en 1998 en el programa de Santo Biasatti. Esto fue tapa de La Nación en el mismo año y Página/12 también lo publicó. Fui a muchas entrevistas radiales y a charlas en muchas ciudades y se vuelve a decir lo mismo. Más de una vez me ocurre que gente que me conoce, cuando tiene que decir lo que fue “La Noche de los Lápices”, vuelve a repetir el tema del boleto estudiantil y que hubo un único sobreviviente…”.

Pablo Díaz, inocente e idealista ¡minga!

Pablo Alejandro Díaz, DNI Nro. 12.991.543, nacido el 26/6/57 en La Plata, figura en la historia oficial como un inocente estudiante secuestrado por los malos militares. En realidad es un mentiroso que se hizo famoso con la fábula de Seoane y Ruiz Núñez, autodeclarándose “unico sobreviviente” de los hechos.
Díaz era montonero, y miembro de la UES, Unión de Estudiantes Secundarios. Documentos capturados a la organización terrorista prueban que la UES de los ‘70 no tenía nada que ver con la “original” creada por Perón. Esta UES reciclada era un ámbito más de la estructura clandestina de montoneros. Funcionaba con citas, todos los controles de clandestinidad y pastillas de cianuro. Sus miembros cada tanto participaban en operaciones del ámbito militar; su tarea principal era reclutar chicos de 4° y 5° año de la secundaria, o sea de 18 a 17 años… que si luego “caían en la lucha” podían ser usados como “pobres víctimas” (la UES actuaba a nivel secundario y la JUP a nivel universitario, siendo ambos colaterales de montoneros para reclutar giles. Su contrapartida en el ERP eran las Juventudes Guevaristas, quienes llamaban a los colegios secundarios “fortines” del Frente de Estudiantes).

La captura de Díaz -tanto como la de sus cómplices- no tuvo nada que ver con el alegado boleto estudiantil, sino con la tenencia de armas y explosivos. Sin embargo, este “unico” sobreviviente, en su testimonio en el juicio a las juntas militares, y ante la pregunta de los jueces alfonsinistas de si sabía porqué había sido detenido, contestó textualmente: “Fue por el pedido de boletos para secundarios. Yo pertenecía a la Coordinadora de Estudiantes Secundarios y con chicos del colegio, de entre 14 y 18 años, habíamos ido a presentar una nota al Ministerio de Obras Públicas”…. (en un país en serio, alguien diría que incurrió en falso testimonio…).

Vale mencionar que el “inocente” Díaz, nacido en 1957, cuando fue detenido en 1976 ya tenía 19 años… bastante grande para ser, todavía, un estudiante secundario…

Nota: por error, muchas veces se menciona a este Díaz como “Pablo Nicolás Díaz”. Este último es otro terrorista que militó en el “Frente estudiantil”, de la “Juventud Guevarista”, rama que englobaba a activistas del PRT-ERP inscriptos en institutos educacionales, de donde se extrajeron primordialmente renovadas camadas de terroristas. Por su actuación en esta agrupación subversiva que este Díaz resultó detenido entre 1976 y 1980. Ya en democracia, fue afiliado al MTP (Movimiento Todos por la Patria, atacante de La Tablada en 1989), prolongación del ERP de los 70, comandado por Enrique Gorriarán Merlo (indultado por Duhalde).

La verdad ¡minga!

El 20 de agosto de 1997, el Ministerio de Educación incluyó en el calendario escolar, “La noche de los Lápices”, y el 16 de Septiembre de 1998 instituyó esa fecha como el Día de los Estudiantes, en conmemoración a los hechos –mentirosos- sucedidos en aquella oportunidad.
En Agosto de 2003, una actitud de Kirchner al respecto motivó una carta que envié a los medios, pero que ninguno publicó, y que en parte decía:

“…el primer mandatario presidió un acto en un barrio porteño referido a un asunto prioritario y de importancia fundamental para el futuro del país: el boleto escolar.
En la oportunidad, y en algo que también se está haciendo característico, volvió a mentir sobre el pasado reciente, diciendo que “por este boleto lucharon y fueron asesinados los jóvenes de mi generación”, en clara alusión al episodio conocido como La Noche de los Lápices.
Poco parece importarle al funcionario elegido por sólo el 21% de los argentinos, que el mito planteado falazmente por la historia oficial del terrorismo ya haya sido desmentido repetidamente, quedando demostrado que los “jóvenes” a cuyas andadas se refiere el presidente, el libro y la película -de lectura y exhibición obligatorias en los colegios dependientes del gobierno de Aníbal Ibarra-, eran en realidad subversivos montoneros que, entre otros “actos idealistas”, escondían parte del arsenal de la “orga” en su casa…”.
…Tampoco parecen ser importantes las fechas… cuya coincidencia forzada sirvió convenientemente a la propaganda terrorista y hoy le permite a Kirchner seguir delirando -y usufructuando- sobre el tema…

Todo lo expuesto anteriormente demuestra claramente la principal estrategia mantenida por la clase política, la mayoría de los medios de comunicación, los terroristas y sus simpatizantes, y la actual administración K, de mostrar a los subversivos como jóvenes idealistas y de esa manera mantener en los idiotas útiles -que son muchos- la idea de que los militares “durmieron mal una noche y entonces salieron a desquitarse con el pueblo”.
Desde esta misma definición de “idealistas” usada por Sábato, hasta las expresiones del fantasioso “Nunca Más”, pasando por cada uno de los libros y películas realizadas sobre el tema, y los discursos el actual presidente y sus funcionarios, la mentira es constante, repetitiva, hartante… Para sostenerla hacen actos, nombran calles e instituciones, reparten folletos y disfrazan al Obelisco.

La verdad, sin embargo, está documentada, y prueba de ello se ha dado varias veces en este artículo. Más allá de leyes, decretos u otros inventos que se generen desde el poder montoneril imperante -y los medios y periodistas cómplices se encarguen de desparramar- la verdad objetiva y desapasionada, tarde o temprano, verá la luz.

Nadie está exento de decir mentiras; lo grave es sostenerlas con énfasis (M. Montaigne)

Autor: Horacio Zaratiegui (Nota escrita en 2.006)

9 comentarios:

miguel dijo...

Ricardo,no puedo dejar de tomar de tu página las notas interesantes, sorprendetes y por demás informativas como para que muchos dejen de vivir en la mentira, las publico en mi blogs respetando siempre al pié tu nombre o fuente. Sin mas, te saludo y podes corroborarlo en www.miguel-enmemoria.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Si yo hubiese escrito algo así, también me hubiese suicidado.
Algunos dicen que fue por los cuernos. Yo estoy empezando a dudar.

Anónimo dijo...

Al final de cuentas esa tal Emilce Moler merecía ser torturada (también merecía estar desaparecida, pero algo es algo) y los otros merecían ser torturados y luego desaparecidos.
¡Que lo sepa toda la sociedad, los desaparecidos eran malos!

Anónimo dijo...

Sólo dos tipos de personas podrían escribir algo así: los hijos de puta o los cornudos.
O ambos.

sandra dijo...

me llamo maria paula comobini de pineda 16 de septienbre de 1976 homenaje a los estudiantes desaparecidos durante el proceso militar ellos fueron maria claudia falcone horacio ungaro maria clara ciochini claudio de acha y daniel racero y francisco lopez muntaner mas conocido como panchito ahora que hdp que fue pablo diaz

Anónimo dijo...

Lei salteadamente tu articulo. Senti verguenza ajena. Sos un pobre sorete pelotudo sin memoria. Por suerte los milicos estan entrando uno por uno adentro. Donde deben estar.

VIVA LA JUVENTUD PERONISTA

FACHO SORETE!!!!!

Anónimo dijo...

la verdad que este informe da pena, y mucha verguenza ajena, de seguro el mierda este es hijo de algun milico hijo de puta o algun torturador, a soretes como este hay que hacerlos desaparecer...q DIOS se apiade de su pobre alma, si es que tiene xq es otra mierda igual q el hno de claudia falcone, como puede saber ese si la hna tenia armas o iba a abrir fuego, si no estubo en el momento en que se las yevaron

Anónimo dijo...

Interesantísimo el artículo, muy de acuerdo salvo con dos cosas; Díaz no era de la UES, era de la Juventud Guevarista, y otra, me gustaría que me averigues que tipo de actos terroristas cometieron Claudio de Acha y Horacio Ungaro, porque leí que fueron ambos injustamente capturados y que el único motivo fue la subversión en las escuelas.

Saludosss

El Entrerriano dijo...

ser montonero es ser traidor, un infame apatrida de la patria, mercenario.