sábado, 8 de marzo de 2014

Probá Humildad...

Si hay un momento especial en Gualeguay, es un sábado de corso.
Me acomodé en la única mesa que pude conseguir tras muchos fines de semana de batallar en búsqueda de una ubicación y me dispuse a disfrutar de la fiesta del Carnaval de Gualeguay.


Como siempre, el espectáculo del Carnaval  en Gualeguay se da tanto en la pista como en las tribunas… el desfile de las comparsas comienza a horario. Punto para la organización. Me sorprende una mujer de bikini colorada que viene bailando delante de la batucada y hace delirar a la tribuna. Es la misma por la que hace unas semanas, cuando cenaba con mi familia, vi que los conductores del canal de cable kirchnerista C5N se deshacían en elogios.
El histórico Beto Ronconi camina de blanco junto a la batucada de Pitu Otegui… lentes oscuros y micrófono en mano canta, presenta y anuncia las figuras destacadas… “Pipiiiiiiiiiii Aaaaaaaalvarez” escucho que grita Beto, y en ese momento la batucada en pleno comienza el show.
Pipi baila y contagia, baila y sonríe con una sonrisa que se le nota sincera… disfruta en cuerpo y en alma el show. Pipi baila y en ese instante es la artista. Es la estrella que brilla, ovacionada en la noche.
Todos aquellos que en mi ciudad van al corso saben de lo que hablo. Siempre ante el paso de las comparsas, alguien del grupo pregunta ¿quién es?, y  como en pueblo chico el infierno es grande, y como somos pocos y nos conocemos todos (así decía mi abuelita)… yo pregunto por Pipi, y alguien me contesta: es una de las cajeras del supermercado…
No sé cómo será en otros lugares, pero la fiesta del Carnaval en Gualeguay, tiene ese sabor especial de alegría, de diversión, de nostalgia también para quienes ya peinamos canas y ese condimento único del reencuentro, de volver a ver gentes y caras y miradas que uno había dejado de ver durante mucho tiempo por circunstancias de la vida. A veces un solo abrazo de reencuentro con un amigo de la infancia, justifica en sí un sábado de corso.
Todo Gualeguay se da obligada cita los sábados de Carnaval. “Estaba medio Gualeguay” comentábamos en la mesa del domingo de mi juventud distante.
Siempre ha sido así. O por lo menos desde que yo tengo memoria. El carnaval de Gualeguay tiene un actor imprescindible: sus vecinos.
Es verdad que muchos turistas disfrutan el espectáculo, pero siempre han sido y son minoría. El fuerte del público de nuestro carnaval ha sido y es, la masividad con que el pueblo se vuelca de mil maneras distintas a participar de una fiesta que siente propia.
Nos identifica y es una fiesta de la que nos sentimos orgullosos. Y eso que el Carnaval en Gualeguay ha pasado por todas las etapas posibles. Ha sido manejado por los bomberos, por los Clubes, por grupos privados, por la municipalidad…en fin, todas las opciones posibles las ha probado el Carnaval de Gualeguay, que ha sobrevivido gracias a los que ponen el cuerpo y el alma sin esperar nada a cambio. Nuestro carnaval ha sobrevivido a pesar de los que han lucrado, aprovechando la pasión de los que nunca imaginaron lucrar.
Hablo del carnaval como fiesta mayor, claro, pues antes la fiesta era popular también pero tenía un tinte distinto que yo apenas si recuerdo vagamente. Si bien me identifico y celebro la fiesta de la espuma, no me olvido de cuando jugábamos con pachangas.  
Y claro, a quienes hemos crecido en pueblos o ciudades donde el carnaval se respira hondo hasta los huesos, nos resultan normales cosas que a otros les sorprenden.
Escuchar los ritmos de las batucadas desde noviembre tronar desde los cuatro rincones de la ciudad, encontrar amigos bordando canutillos y lentejuelas o pegando piedras en telas brillantes en pleno julio, o pasar frente a galpones abarrotados de plumas y por dónde asoman los espaldares, son cosas normales en los pueblos que viven y sienten carnaval.
Cada verano, los medios de comunicación descubren los carnavales de interior del país y cada año los cronistas se sorprenden al entrevistar a tantas personas de pueblos y ciudades que trabajan y se preparan durante todo el año para la fiesta del rey Momo.
Y es el orgullo por participar de algo que sienten de manera muy especial, y es el compromiso por una fiesta que sienten muy suya, lo único que explica la pasión que los gualeyos ponen en su carnaval.
Espaldas doloridas y raspadas por espaldares, pies en carne viva de bailar y bailar, brazos agarrotados de batir el parche y gargantas ajadas de gritos y cantos han construido en el tiempo esta fiesta maravillosa. Ahí están los verdaderos hacedores del carnaval de nuestra ciudad. En los pies ampollados y en las cinturas doloridas y en los dedos tullidos de bordar,  en las espaldas quemadas, en los músculos agarrotados y en las gargantas secas…en el conmovedor anti estrellato de los que empujan cada noche las carrozas con la misma pasión con que baila una reina de comparsa.
Mesa oficial Corso Gualeguay 2014

Nunca deben los señores y las señoras del palco oficial olvidar eso. Nunca. Digo, porque he visto pasar durante treinta años mucha gente por el mismo palco oficial, creyéndose los fundadores de la fiesta mayor, los imprescindibles del espectáculo.
En los ochenta, yo estaba en el colegio secundario… los carnavales populares de Gualeguay comenzaban su salto de calidad hacia un espectáculo que dejaba de ser solamente recreativo y lúdico para pasar a ser, además, un negocio. Sum Sum y Batucada quedaban como comparsas de segunda categoría, y Macumba y Si Sí pasaban de grupos humanos a Comparsas de relevancia.
A principio de los 80 acompañé a la Comparsa Si Sí al corso de Gualeguaychú… cuando el Corso de Gualeguyachú ni soñaba en ser ese espectáculo monstruo en que se ha convertido hoy. Por aquellos años, la hermana ciudad necesitaba importar comparsas para tener un espectáculo atractivo. Y allí estaba Si Si, compartiendo cartel con alguna comparsa correntina.
Pasaron los años y Gualeguay explotó de Carnaval… el pueblo entero se volcó a las calles cada fin de semana de corso… las vinchas de las comparsas vendidas por un Richard Manzor de labia implacable y de incansable insistencia. Los plumeritos allá… donde la hinchada de Si Si explotaba de emoción, barras bravas ruidosos acá, en una tribuna de Macumba donde reinaba la pasión, sí, y también el aguardiente en termos brasileros.
La pasión en carne viva, como los pies y las espaldas de las miles y miles de personas comunes que a través de los años han dejado tiempo y vida en los carnavales, sin esperar otra gratificación que la de hacer del Carnaval de Gualeguay la orgullosa fiesta de todos.
Ellos han sido y son los verdaderos hacedores del Carnaval.
Pipi Álvarez es cajera en el Supermercado El Día, madre de tres hijos... pero en el fondo es una artista. Pipi representa a toda esa gente común que no sabe de palcos oficiales, pero  que han hecho grande nuestro carnaval con talento y esfuerzo desinteresado. Esos que sin esperar nada a cambio, se transforman cada noche de sábado en un artista que brilla...  para morir un miércoles de cenizas, y volverse vecino común hasta el próximo carnaval.

Humildes artistas comunes como ella, a lo largo de los años, han hecho posible que nuestro carnaval se mantenga vivo, a pesar de los de paso.

Horacio R. Palma
El Día de Gualeguay
Gualeguay
Entre Ríos

12 comentarios:

Anónimo dijo...

La pipi una idola y lo mas humilde y una mujer exelente

EUGENIA PINASCO dijo...

Espectacular!!, palabras justas de lo que se vive y siente en el carnaval, te felicito Horacio..
Saludos

Horacio Ricardo Palma dijo...

Gracias Eugenia...un beso enorme...

Anónimo dijo...

Cada aÑo estan mas lindas las comparsas pero todavia hay muchas cosas q cambiar felicitaciones a las 3 comparsas x el esfuerzo no gano una ganaron las 3 proba gualeguay siempre

Anónimo dijo...

Genia Pipi.

roberto nutrichi dijo...

PIPI UNA IDOLA Y GRANDE TOTAL DESDE QUE TENIA 4 AÑOS - TE FELICITO SEGUI ASI SENCILLA Y HUMILDE -

Gabriela Ludueña dijo...

Hermoso! A través de tus palabras se pueden recorrer infinidad de sentimientos! Y eso... es poco momún.

Borbotones dijo...

Muy conmovedor, me encantó que alguien destaque con esta lindura lo mas hermoso que tiene pipi y los cientos como ella que viven esta pasión.

Borbotones dijo...

y conociendo a tan linda gente y madre y artista como es pipi emociona mucho leerte, abrazo!

malena dijo...

Que grande Pipi, hermosa persona, gran madre y brillante artista...genia total!!

luis mendez dijo...

nada mas verdadero!!!! es cierto lo que has escrito horacio, te felicito como tambien a pipi, la sobresaliente figura que tuvo el carnaval 2014

Anónimo dijo...

también se puede publicar algo que no sea bueno de esa persona. anónimo??