domingo, 25 de enero de 2009

Liliana Raffo de Fernández Cutiellos - Diario Perfil de Ho

A 20 años de La Tablada...

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0333/articulo.php?art=12365&ed=0333

Liliana Raffo, viuda del 2º Jefe del Regimiento
“Los días previos hubo reuniones de los que tomaron el cuartel con el gobierno radical”
Es la esposa del teniente coronel (post mórtem) Horacio Fernández Cutiellos, quien fue el segundo jefe y murió acribillado por los militantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP) que tomaron a fuego y sangre la unidad militar. Acusa al secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, de ser uno de los miembros fundadores del MTP. Dice que su esposo murió como a él le hubiese gustado. “Siempre decía que la mejor forma de morir para un soldado era defendiendo a la Patria”, recuerda hoy. Sola crió a sus cuatro hijos y uno de ellos, el mayor, siguió la carrera militar.
Por Fernando Oz



El 21 de enero de 1989 Liliana Inés Raffo de Fernández Cutiellos cumplía 34 años. Dos días después se quedó sola con cuatro hijos de nueve, siete, cuatro y dos años. A su marido lo habían acribillado, el primer tiro que recibió fue por la espalda. El mayor Horacio Fernández Cutiellos era el segundo jefe del Regimiento de Infantería Mecanizada 3 de La Tablada (RIMec 3) cuando casi medio centenar de militantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP) tomaron el cuartel. Murió cuando intentó salvarle la vida a un soldado; lo remataron con un balazo en la garganta.
“Murió como siempre quiso morir. Siempre decía que la mejor forma de morir para un soldado era defendiendo a la Patria. Morir luchando”, dice Liliana mientras traga saliva para evitar llorar. Pasaron 20 años y sus hijos ya están grandes, pero para la viuda del teniente coronel post mórtem asegura que las cicatrices no están cerradas y pide que la Justicia investigue las conexiones políticas del copamiento del regimiento en donde murieron nueve militares, de los cuales cuatro eran conscriptos, dos policías y 28 guerrilleros.
Según Liliana, la toma del RIMec 3 “fue una operación montada en el exterior del país y con apoyo interno. Acá estuvieron juntos Enrique ‘Coti’ Nosiglia, Jorge Baños, Roberto Felicetti. Días previos, hubo reuniones de algunos que tomaron el cuartel con el gobierno radical, hay informes de la SIDE que dicen eso. Nadie quiere investigar eso”.
En aquel momento, Nosiglia era el ministro del Interior del gobierno de Raúl Alfonsín; el abogado Baños fue uno de los guerrilleros que murió durante la toma, y Felicetti fue otro de los integrantes del MTP. “Por algún motivo, nadie quiere que se investigue qué fue lo que realmente pasó. Felicetti es parte de este gobierno y tenía cadena perpetua. Además, Duhalde (Eduardo Luis, actual secretario de Derechos Humanos) cofundó el MTP junto con (Enrique) Gorriarán Merlo, y fue parte del incidente. Atacaron a la República en plena democracia”, disparó.
En octubre último, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó el Decreto 1578, que relevó del secreto a organismos y agentes de inteligencia e instruyó para que la Justicia tuviera “acceso irrestricto” a documentos relacionados con la causa. “¿Qué es lo que quieren investigar?”, se pregunta Liliana.
Para ella, el decreto de CFK “parece una venganza, o tal vez hacen esto para que no se investigue lo que verdaderamente sucedió afuera. Es falaz que haya habido desaparición de terroristas en esos momentos, algunos murieron en el combate, otros se escaparon”.
Lo que se busca saber es si hubo fusilamientos...
—Hubo un combate, se vio en la televisión y en las fotos. Qué quieren demostrar: que fue un ataque carapintada, como habían panfleteado. No fueron carapintadas, tampoco es cierto que se quería dar un golpe. La Justicia tiene que investigar las conexiones políticas, lo que pasó en torno a la toma del cuartel”.
—¿Cómo creen que ven desde el Ejército esa decisión que tomó la Presidenta?
—No sé. El Ejército hoy no existe, no tiene capacidad de combate, y su moral está destrozada. Cada vez son más los chicos que se van, no hay incentivo, no hay economía para el Ejército, los sueldos dan vergüenza. Mi marido murió defendiendo un cuartel en plena democracia y nadie le hizo ningún reconocimiento, a mí nadie me indemnizó, a ellos sí los indemnizan.
—¿Alguno de sus hijos quiso seguir la carrera de su padre?
—Sí, mi hijo mayor quiso seguir. Pero yo le hice comprender que este Ejército no es el de su padre ni el de sus abuelos. Lo hice desistir.
Ahora es un Ejército manoseado y yo no quería que él sufra penurias económicas ni morales, además este Ejército se ha portado muy mal con nosotros.



Liliana pensaba estar un año más en Río Gallegos, pero el 28 de diciembre de 1989 le ordenan a su marido que tiene que trasladarse a Buenos Aires para asumir su cargo en La Tablada. El traslado fue catastrófico. Sin una casa donde vivir, Fernández Cutiellos, su esposa y sus cuatro hijos se alojaron en el Círculo Militar. Estuvieron allí hasta el 4 de enero. Comer afuera era muy costoso y dormir en ese lugar no era gratis. El oficial decidió enviar a su familia a Córdoba, allí estaban los padres de Liliana, y estar allá era de alguna manera más barato. El decidió que, hasta que tuviera una casa, el mejor lugar para dormir era el regimiento.
Cuando Liliana escuchó en la radio lo que estaba pasando en el cuartel donde estaba durmiendo su marido, un golpe de angustia la inundó. A las cinco de la tarde llama su suegra desde Buenos Aires.
—Pasame con tu papá.
—¿Qué sabés de Horacio? ¿Qué le pasó?
—Pasame con tu papá.
—No te voy a pasar hasta que me digas qué pasó.
—Nada, Horacio está herido. Ahora pasame.
Liliana le pasó el teléfono al padre y se puso a armar el bolso para viajar. La comunicación del padre duró segundos, colgó, se sentó y se puso a llorar antes de tomar aire y decirle a su hija: “Horacio está muerto”.

Lo que dejó el caso
El 23 de enero de 1989 unos cincuenta militantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP) tomaron por la fuerza el Regimiento de Infantería Mecanizada 3 de La Tablada. Minutos después de las 6 de la mañana, con un camión de reparto de Coca-Cola, los guerrilleros derribaron el portón de acceso al cuartel. Allí muere el soldado Tadeo Taddía.
La carnicería comenzó dentro de la unidad, hasta que la misma fue totalmente tomada. Los guerrilleros tenían a militares como rehenes. La recuperación del cuartel fue peor.
El ideólogo de la toma fue Enrique Gorriarán Merlo, ex guerrillero del ERP. El MTP venía alertando a sectores del gobierno de que los carapintadas tenían intenciones de dar un golpe de Estado.
El presidente Raúl Alfonsín ordenó al Ejército que recuperara por la fuerza el regimiento. El jefe de la Fuerza era el general Francisco Gassino. El operativo para sacar a los guerrilleros estuvo a cargo del general Alfredo Arrillaga.
Cuando la situación estaba controlada, Alfonsín recorrió la unidad con custodia de las Compañía Comando, que también había participado de la recuperación. El saldo fue de nueve militares (cuatro eran conscriptos), dos policías y 28 guerrilleros muertos.
El juez federal de Morón Germán Castelli investiga si hubo fusilados, torturados y desaparecidos. Un informe de 1997 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) afirmó que se cometieron vejámenes y reclamó “una investigación independiente, completa e imparcial”.
Fuente: Diario Perfil

5 comentarios:

Anónimo dijo...

SEÑORA LILIANA VDA DE FERNANDES CUTIELLOS.
NUESTRO RECUERDO RESPETUOSO A QUIEN DEFENDIO A SU UNIDAD Y AL COMPROMISO DE LEALTAD A LAS INSTITUCIONES
ESCRIBANO JUAN JOSE BENITEZ RICKMANN.VICE PRESIDENTE DE LA ACADEMIA DE LA HISTORIA Y LA GEOGRAFIA MILITAR DEL PARAGUAY
jjbr41@hotmail.com

Felipe dijo...

Gracias Horacio por el recuerdo.

Anónimo dijo...

Nuestro reconocimiento por el coraje y humildad demostrados por el Tcnl (PM) Fernández Cutiellos. Frente Nacional de ex-Conscriptos (Bs. As.) http://fnxcba.canalblog.com

Gustavo Juan Gonzalez dijo...

Soy Gustavo Juan González soldado clase 69 del RIMec 24 de Rio Gallegos . Siempre le agradezco a Dios el haberme puesto en ese lugar. Pero más le agradezco el haberme dado la bendición, el orgullo y la satisfacción de ser el chofer del mayor Fernandez Cutiello un mes antes de ser trasladado , al cual nunca olvide ni olvidaré.

Oscar Núñez dijo...

Soy simplemente un Militar Retirado,honro la memoria deL Teniente Coronel FERNANDEZ CUTIELLOS.Porque soy admirador de los Héroes que murieron para que mi Patria viva.Mis respetos profundos para su Señora Esposa e hijos.Que Dios nos ampare y ponga luz para que se haga justicia. OSCAR NÚÑEZ,Un viejo Soldado de Artillería.