sábado, 11 de octubre de 2008

LA RAZÓN SUFICIENTE

"En el mejor de los mundos posibles, la naturaleza no da saltos y nada sucede de golpe" (Gottfried Leibniz)

Muchas veces me han preguntado: ¿por qué?

Y otras tantas me las he preguntado yo: ¿Por qué?

Es que en un mundo dónde a la mayoría de las personas que luchan por algo, las mueve un interés económico, la pregunta cae de cajón: ¿Por qué?

Tal vez, y digo solo tal vez, en un primer momento yo hubiera respondido a esa pregunta espasmódicamente, como si tosiera…por decirlo de algún modo: “Porque sí”.

Pero claro, a los pocos meses de haber cruzado las pesadas puertas de mi querida Escuela de Comercio Celestino Marcó, hace 25 años, cuando aún la escuela era una casa vieja que habitaba los arrabales de la Plaza Constitución de Gualeguay, ya nunca más me animé a contestar con un “Porque sí”.

Me bastaron las dos primeras hojas del libro “Los Principios de la Filosofía” del profesor Adolfo Carpio, para que desde entonces me mordiera la lengua cada vez que mis entrañas insinuaban un “porque sí”. Nada es porque sí, o el principio de la razón suficiente, recuerdo que leí en el primer andar de aquél libro, y desde entonces quedé prendado de una especie de racionalismo mágico.

Es jueves, y casi está muriendo una semana trascendente. Suena mi teléfono celular, que esta semana ha sonado más que nunca. Tanto, que hasta he pensado seriamente un par de veces en tirarlo por la ventana, como un acto de cobarde liberación que se me antoja comparar con el suicidio.

Pero no esta vez, pues reconozco el número de dónde me llaman. Al otro lado, una voz ronca y apacible…. “Palma, tiene que pasar por mi casa”.

Quien me llama es “coco” Fernández, mi viejo y querido profesor de Lógica, una de las primeras materias que cursé en la facu. Fue él quién hace 25 años me obligó a leer el libro de Carpio. Y por esas cosas de la vida, que los racionalistas saben bien que nunca suceden porque sí, este año a don “coco” lo he reencontrado por cuestiones laborales.

Y ante su estoica insistencia, ese mismo jueves pasé por el coqueto departamento de “coco”, una planta baja señorial en la esquina de Mendoza y Vuelta de Obligado.

Y entonces la sorpresa, sabiendo de mi vieja hipnosis racionalista de juventud, Fernández me hacía ir a su casa para regalarme el libro de Carpio.

25 años después, volví a reencontrarme con sus hojas.

Usted sabe, estimado lector, que desde hace muchos pero muchos años estoy abocado a la lucha, por momentos ingrata, de hacer conocer esa parte de la historia Argentina que durante tantos años, la Historia Oficial, sospechosa y tercamente ha intentado silenciar. “La otra parte de la verdad”, como bien la llamó el amigo Nicolás Márquez, en un libro que recomiendo.

Memoria, Verdad y Justicia. Con esta tríada de ideas, la resaca terrorista que desde los años 60 tibiamente, pero con singular saña asesina en los 70, enlutaron a nuestro país y combatieron la democracia asesinando gente, llevan adelante la venganza cultural y judicial de su estrepitosa derrota militar. Durante más de 20 años, están abocados en ocultar la historia, y encubrir a sus asesinatos.

Muchos funcionaros de hoy, tienen sus manos manchadas con sangre de argentinos.

Y en esa lucha por hacer conocer la parte oculta de la violencia terrorista en Argentina, tuve la suerte de conocer a tres personas cuyas historias me conmovieron las entrañas. José María Sacheri, Gonzalo Fernández Cutiellos, y Silvia Ibarzábal.

Los tres, son Víctimas argentinas de un terrorismo que la historia oficial ha querido silenciar. Y sus historias, hasta hace poco tiempo, no eran conocidas por nadie.

A José María Sacheri, el grupo terrorista argentino “ERP” le asesinó a su padre un 22 de diciembre de 1.974. Le vaciaron el cargador de una pistola en la cabeza, cuando el profesor Sacheri volvía de misa con su esposa y 7, de sus 10 hijos.

Gonzalo Fernández Cutiellos, es hermano de Horacio Fernández Cutiellos, quien en enero de 1.989 era el segundo jefe del Cuartel de La Tablada. El 23 de enero de aquél año de luto para la democracia argentina, un grupo terrorista denominado “Todos por la Patria”, atacó y copó el cuartel. Para entrar, fusilaron a los soldados de la guardia. La acción terrorista fue comandada por Enrique Gorriarán Merlo, quien en los años 70 había sido uno de los principales miembros del ERP.

Silvia Ibarzábal es hija Jorge Ibarzábal, quien fue secuestrado por un grupo de terroristas el 19 de enero de 1.974, al intentar copar el regimiento de Azul. Ibarzábal fue secuestrado durante 9 meses, y lo tuvieron escondido en distintos pozos a los que los terroristas llamaban «cárceles del pueblo». El 19 de noviembre de 1.974, cuando el teniente coronel Ibarzábal era trasladado dentro de un armario, en la caja de una furgoneta, los terroristas fueron detenidos por un control caminero. Se asustaron, se bajaron de la camioneta, y antes de intentar la fuga a los tiros, asesinaron a balazos a Ibarzábal, que iba drogado, atado, y amordazado adentro de un armario.

Unos años después conocí a Arturo Larrabure, hijo de Argentino del Valle Larrabure, a quien un grupo terrorista conformado por 120 personas, secuestró en la Fábrica Militar de Villa María, en Córdoba. Fue un 11 de agosto de 1.974, durante el gobierno de Isabel Perón. 372 días después, un 23 de agosto de 1.975, Larrabure apareció tirado en una zanja de la ciudad de Rosario. Tenía 47 kilos menos, y evidentes signos de haber sido torturado. A Larrabure lo asesinaron, lo congelaron, y luego lo tiraron en una zanja de la ciudad de Rosario. Sus carceleros y asesinos, todos, están “homenajeados” hoy en el Parque de la Memoria, levantado en la Costanera de la Ciudad de Buenos Aires.

Larrabure, murió pidiendo a su familia que nunca odiaran a sus asesinos.

Comento esto, pues con todos ellos, y con otros muchos familiares Víctimas del Terrorismo de Argentina, compartimos esta semana el acto de homenaje que, como todos los años, se realiza en la Plaza San Martín de la ciudad de Buenos Aires.

Son la Víctimas olvidadas de la Argentina. Olvidadas por la historia, y olvidadas por la justicia. De todas maneras, y a pesar de los pesares, ellos desde hace muchos años luchan por sus causas. Arturo Larrabure es quién ha hecho punta en la batalla judicial. Logró reabrir la causa de su padre asesinado, y luchó hasta que el fiscal de Rosario, Dr. Palacín, y el juez Bailaque, atiendan y entiendan que el asesinato de su padre es un delito de Lesa Humanidad, y por lo tanto…imprescriptible.

Si bien el caso Rucci es hoy el más mediático, el de Larrabure es el que ha llegado más lejos en la dolorosa batalla judicial, en las que Esteban Righi, Procurador General de la Nación, y virtual jefe de los fiscales, milita para que los terroristas del Erp, Montoneros, Far y Fap, queden impunes. Tendrá Righi sus razones…

Pero José María, Gonzalo, Silvia y Arturo siguen adelante. Estoy convencido que ellos, serán los artífices responsables de cambiar la historia de mentiras que desde hace más de 20 años se cuenta en Argentina. Los conozco, y sé que serán capaces de transformar positivamente su dolor, en recuperar la parte de la historia que nos han querido ocultar.

¿Por qué renegás tanto por contar esas historias, Horacio?... me preguntan una y mil veces. Es que yo también quiero Memoria, Verdad y Justicia. Pero una Memoria que sea completa. Una Verdad seria, aunque duela. Y una Justicia que sea igual para todos.

Una razón suficiente…

8 comentarios:

benjaminbof dijo...

DESENTERRE ESTO
GUERRA SILENCIOSA, ESTRATEGIA DEL TERROR
"BALITA" EXCESIVAMENTE AFICIONADO AL VINO TINTO Y EL RON REGIONAL.
Resumido del capítulo 15 de “Monjes, mercenarios y mercaderes”, libro del autor de este trabajo, Editorial Alpa Corral, México, noviembre de 1988.

Esto es algo que deberían recordar los militares, diputados, funcionarios de gobierno y políticos profesionales argentinos que viven una relación carnal contra natura con las fuerzas armadas de Estados Unidos en territorio nacional:

"Soy el ciudadano argentino Héctor Francés García y he realizado en Costa Rica tareas de inteligencia y asesoramiento tendientes al derrocamiento del régimen revolucionario de Nicaragua. Hace dos años ingresé al Batallón de Inteligencia 601, y en una escuela de la provincia de Buenos Aires preparada a tal efecto recibí instrucción en materias tales como reunión y análisis de información, seguimiento y contraseguimiento, técnicas de interrogatorio y contrainterrogatorio, fotografía, escritura con medios especiales y apertura y cierre de correspondencia".

Así comenzaba el testimonio del capitán Francés García en un videocassette de una hora de duración, exhibido el 30 de noviembre de 1982 en la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), de México. Pocos días después, otras copias circulaban en Bogotá, Caracas, La Habana, Lima y ciudades de Europa.

El asesor se había entregado meses antes a la Seguridad del Estado sandinista [en realidad, como algunos periodistas nos enteramos después, había sido secuestrado en la capital costarricense durante un espectacular operativo de inteligencia].

Francés García explicó que durante casi un año residió con su esposa e hija en San José, con visa de turista. Su cobertura era "arquitecto dedicado a las construcciones agrícolas y actividades comerciales", lo que le permitía desplazarse por Costa Rica y otros países centroamericanos. Dijo que fue enviado por el gobierno militar argentino con la misión de "evaluar y crear condiciones para las superaciones políticas y militares de fuerzas contrarrevolucionarias en la región". Con ese fin, había operado como agente secreto en Panamá, El Salvador, Guatemala y Honduras. (1)

En este último país, reveló, existía un estado mayor argentino formado por los coroneles José Hoyos u Ollas, alias "Santiago Villegas", en la jefatura militar, y José Osvaldo Rivero, alias "Balita", jefe del aparato político. Ambos se interrelacionaban con un estado mayor hondureño, encabezado por el general Gustavo Álvarez Martínez, comandante del ejército, y el mayor Alexander Hernández, jefe de la Fuerza de Seguridad Pública, policía militarizada. Argentinos y hondureños dirigían, con orientaciones de la CIA, a un estado mayor de la Fuerza Democrática Nicaragüense, integrado por los coroneles Enrique Bermúdez y Emilio Echaverry, y el capitán Ricardo Lau.

"Estados Unidos es el jefe supremo a través del ejército argentino y el Batallón de Inteligencia 601", dijo Francés García.

Las operaciones clandestinas estaban bajo el mando del jefe y segundo jefe del Estado Mayor del Ejército Argentino, los coroneles Alfredo Valín y Mario Davico, quienes posteriormente ascendieron a generales y pasaron a retiro. Davico había sido mencionado en enero de 1982 por el contrarrevolucionario William Baltodano, tercero al mando de un grupo que debía dinamitar dos empresas estatales nicaragüenses. Capturado, Baltodano confesó que a finales del año anterior el entonces coronel le había dado en Buenos Aires cincuenta mil dólares "para que la cosa comience a andar". (2)

Otro agente argentino, Norberto Galasso, le entregó en Panamá cien mil dólares a Francés García para que viajara a Honduras e instalara falsas empresas madereras. Al frente de una de ellas, aparecía Juan Martín Ciga Correa, alias "Mariano Santamaría", también compatriota. En mayo de 1984, Ciga Correa fue detenido en la ciudad argentina de Mar del Plata por conducir un automóvil robado: portaba una credencial del mayor del ejército, extendida a su "nombre de guerra", y una pistola calibre 45.

Hasta que el presidente norteamericano Ronald Reagan firmó la autorización oficial NSDD-17, del 16 de noviembre de 1981, los asesores militares argentinos en América Central habían actuado por iniciativa propia, en forma clandestina. A partir de entonces, lo hicieron prácticamente a rostro descubierto. Y sin disimular su satisfacción, exhibiendo una doble arrogancia: la argentina y la cuartelera.

La distribución de las actividades encubiertas fue así: Estados Unidos aportaba los dólares y los principales equipos de guerra; Argentina suministraba los instructores, ya fogueados en los años de guerra sucia en su propio país; y Honduras proporcionaba el territorio para entrenamiento de los "contras" y las bases de ataque a Nicaragua. (3)

Francés García dijo que para los estados mayores contrarrevolucionarios el plan de agresión se sintetizaba con una definición clave: Guerra silenciosa, estrategia del terror. El oficial desertor [secuestrado] indicó que los sueldos de los asesores argentinos oscilaban entre los dos mil quinientos y los tres mil dólares. Algunos recibían ese salario "solamente por estar sentados en un escritorio, recortando periódicos".

El ex agente expresó que los motivos que lo impulsaron a dar su testimonio se sintetizaban en una sola palabra: Malvinas.

Antes de la guerra en las islas Malvinas

A fines de 1980, varios profesores argentinos de la Universidad de Honduras abandonaron rápidamente el país luego de recibir amenazas de muerte anónimas [entre ellos, el autor de estas notas, quien trabajaba en el departamento de relaciones públicas y la editorial universitaria]. Poco antes, un escuadrón de la muerte había "debutado" con el asesinato de Gerardo Salinas, un simpático y amigable abogado laboral.

El 18 de marzo del año siguiente, el general Alfredo Saint Jean, entonces secretario general del ejército argentino, dijo en una conferencia de prensa en Buenos Aires que las fuerzas armadas de su país habían "acumulado experiencia en guerra no convencional, que es reconocida internacionalmente, y han ofrecido capacitación a países amigos". Esa "experiencia reconocida" quedó expuesta cuando los militares dieron paso a los civiles en Argentina: ocho mil muertos y desaparecidos, según el libro Nunca más, elaborado por una comisión oficial; treinta mil, según las Madres de Plaza de Mayo y organismos de derechos humanos.

El 6 de abril de 1981, los periódicos de Buenos Aires informaron que los ejércitos de Argentina y Estados Unidos estudiaban la creación de un sistema periódico de consultas a raíz de "la ofensiva marxista en el continente". El tema fue tratado por el jefe del Estado Mayor del ejército norteamericano, general Edward C. Meyer, y el entonces comandante de las fuerzas armadas argentinas, general Leopoldo Galtieri. Un día antes, el diario porteño La Prensa había asegurado que con la visita de Meyer comenzaba "la primera etapa de la integración estratégica de Argentina con Estados Unidos".

Galtieri visitó Washington el 4 de mayo, para "estrechar vínculos militares". El intercambio de amabilidades y los elogios recíprocos se producían también en Buenos Aires: ese día, el ejército argentino condecoró al agregado militar de la embajada norteamericana, teniente coronel Richard Des Leis, quien declaró que "el sistema de cooperación entre los ejércitos de las Américas es necesario para todos".

Aunque Des Leis no aclaró por qué era "necesario" y quiénes eran "todos", recordó que cuando visitó Argentina por primera vez en 1975, "el ejército argentino defendía la patria en su lucha contra el terrorismo". Tres años más tarde, dijo, "el terrorismo ya había sido derrotado, Argentina había ganado el campeonato mundial de fútbol [de 1978] y se percibía un sincero sentimiento de optimismo en el pueblo". El militar manifestó su certeza de que "el espíritu de cooperación existente entre nuestros ejércitos continuará en el futuro".

Menos de un año después de efectuadas estas declaraciones, Argentina estaba en guerra con Gran Bretaña en las islas Malvinas. Y "el espíritu de cooperación" augurado por Des Leis se dirigió... a los ingleses.

Esto fue lo que no previó otro apologista de la cooperación militar argentino estadounidense, el general Galtieri. En una entrevista realizada en Nueva York y publicada en Buenos Aires por la revista argentina Siete Días el 19 de agosto de 1981, el entonces comandante en jefe admitió la posibilidad de que tropas argentinas participaran en la guerra civil de El Salvador. En esa ocasión, manifestó: "Todo lo que se refiere a la seguridad americana es un problema de todos los americanos, no solamente de Estados Unidos y Argentina. Por supuesto, Argentina (...) cree, manteniendo en alto el principio de no intervención (sic), en la colaboración con el resto de nuestros hermanos americanos para contribuir, si así lo requieren, a solucionar sus problemas particulares".

Al día siguiente de publicadas estas declaraciones, el canciller argentino Oscar Camillión recibía en Buenos Aires a su colega hondureño, coronel César Elvir Sierra. Camillión se manifestó partidario de una mayor presencia de su país en América Central. "Una crisis en Centroamérica repercute en Argentina y una solución allí también beneficia al proceso argentino", declaró.

La ofensiva diplomática no descuidaba ningún flanco. El 3 de febrero de 1982, el embajador argentino en Washington, Esteban Takacs, dio un discurso ante una asociación de empresarios de Chicago. "Hemos dado fuerte respaldo a muchas iniciativas de Estados Unidos en el hemisferio", dijo. "Reconocemos los peligros de las campañas organizadas para socavar las fuerzas de la libertad porque hemos pasado por una guerra subversiva (...). La necesidad de mayor cooperación internacional nunca ha sido tan importante para la supervivencia de Occidente".

Takacs ignoraba, seguramente, que dos meses antes un ex funcionario norteamericano, Charles Maechling Jr., había aconsejado al gobierno de Ronald Reagan mantener relaciones con Buenos Aires en un plano "frío, correcto e impersonal", y establecer vínculos "más cálidos una vez que Argentina se purgue de su moho militar".

En un artículo publicado en Foreign Policy el 6 de diciembre de 1981, Maechling –ex asesor del Departamento de Estado durante las presidencias de John Kennedy y Lyndon Johnson– afirmó que el régimen argentino, luego de modelar sus "tácticas de intimidación, tortura y exterminio" sobre el plan Noche y niebla usado por Adolfo Hitler, "extiende el veneno totalitario que emana de Buenos Aires hacia el norte del continente, empleando métodos equivalentes a los de la SS alemana". Según Maechling, "para un país sin creíbles amenazas externas por más de un siglo, el apetito de los militares desafía toda creencia".

La Casa Blanca, obviamente, pensaba distinto.

El 8 de febrero, cinco días después del discurso de Takacs, la cadena televisiva ABC hizo una revelación explosiva: Washington, según fuentes del Congreso norteamericano, estaba "sondeando" a la dictadura argentina para "infiltrar en Nicaragua tropas de combate clandestinas". ABC indicó que la misión argentina en América Central sería derrocar al gobierno sandinista y frenar "el supuesto flujo de armas a los revolucionarios que combaten en El Salvador". Para ello, "no usarían uniformes sino que operarían encubiertamente, a modo de guerrilla".

A fines de ese mes, un periódico hondureño suministró más datos:

En un lugar aún no determinado, que se especula es Honduras, los argentinos entrenan a más de mil ex guardias somocistas y les proporcionan ayuda económica, cuya cuota original en 1981 fue de 50 mil dólares. [La misma cantidad había sido mencionada por el contrarrevolucionario William Baltodano, capturado por agentes de inteligencia sandinistas].

El embajador argentino en Honduras [Arturo Ossorio Arana] es también una de las personalidades estelares en la coordinación de los grupos contrarrevolucionarios. Las agencias norteamericanas de noticias lo señalan como uno de los principales implicados.

Según la publicación británica Latin America Newsletter, la ampliación de las operaciones de insurgencia se acordó en meses recientes en Buenos Aires, conforme a un plan tejido por el asesor de Ronald Reagan y ex jefe de la CIA, Vernon Walters. El compromiso se amarró después de que Walters visitó Centroamérica, donde sostuvo pláticas con los presidentes Lucas García (de Guatemala), Paz García (de Honduras) y Napoleón Duarte (de El Salvador).

La injerencia argentina podría ser el comienzo de un plan estadounidense de intervención escalada, cuyos actores principales serían soldados de las dictaduras del Cono Sur. La cobertura intervencionista se efectuaría apelando al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca. (4)

A principios de marzo arribó a Buenos Aires el general John McEmery, presidente de la Junta Interamericana de Defensa (JID). El diario La Nación relacionó la visita del general norteamericano con la posibilidad de que Argentina enviara tropas a El Salvador "si el propio país centroamericano lo solicitara". El periódico citó una versión: Argentina podría integrar una fuerza intervencionista estimada entre ochenta y cien oficiales "debidamente preparados y escogidos entre voluntarios".

Al día siguiente, el canciller argentino Nicanor Costa Méndez concluía una visita oficial a Brasil, la primera desde 1968. El diplomático le expresó al gobierno de ese país que el régimen militar no permanecería impasible ante "un eventual conflicto entre el Este y el Oeste en el hemisferio". Comentaristas de prensa locales comentaron negativamente la visita; uno de ellos indicó que Costa Méndez había utilizado "la misma retórica de Ronald Reagan".

Yo todo continuó sobre aceitados rieles hasta que el 2 de abril de 1982 tropas argentinas desembarcaron en Puerto Stanley.

Viendo los hechos en retrospectiva, fue una idea genial de los estrategas que asesoraban al general Galtieri encabezados por su consejero de cabecera: el comandante Johnnie Walker (etiqueta negra). La "integración" entre Washington y Buenos Aires se fue al diablo. Y se llevó a los militares de Argentina y de América Central.

Después de la guerra en las Malvinas

Luego de cuarenta y cinco lamentables días de combate en el archipiélago sur –en el que murieron 750 soldados argentinos y 250 británicos– la aventura bélica de Galtieri concluyó el 17 de junio con la rendición incondicional. Poco después, se convertía en ex dictador e intensificaba sus monólogos con el comandante Johnnie Walker.

La guerra en el frío Atlántico sur tuvo algunas repercusiones en la calurosa América Central. El capitán Héctor Francés García fue uno de los afectados.

Los periodistas que asistimos a la proyección del video aquel 30 de noviembre de 1982 no pudimos evitar, en determinado momento, un fugaz sentimiento de simpatía hacia él. Fue cuando explicó dos hechos que lo decidieron no cumplir con las órdenes encomendadas.

Primero, "la masacre de los soldados argentinos en las islas Malvinas, producida por la traición de Estados Unidos, que entregó lo mejor de su tecnología al pirata invasor inglés para que practicara tiro al blanco con los patriotas que defendían la soberanía nacional". Luego, "la comprensión de que América latina se mantiene en un estado de empobrecimiento, subdesarrollo y crisis permanente con un desgobierno manejado y controlado por Estados Unidos".

Francés García criticó la conducción militar argentina durante la guerra en el Atlántico sur. Dijo que se decidió a efectuar sus denuncias para clarificar sus "propios sentimientos morales". Su intención –afirmó– era lograr que "la opinión pública tome conciencia de que esta agresión que se está orquestando [contra Nicaragua] no defiende los intereses de pueblo alguno y sí los del poder económico de Estados Unidos".

El capitán explicó que los asesores militares argentinos que entrenaban a los contras traían "no sólo cartas geográficas en detalle de Nicaragua realizadas por el Pentágono, no sólo mapas especiales en escala, no sólo maquetas de los objetivos a volar con explosivos... sino también fotografías tomadas desde un satélite". El mismo satélite –remarcó– que "quizá ayudó a los piratas ingleses a masacrar a los argentinos en las Malvinas".

Las denuncias de Francés García tuvieron amplia repercusión en la prensa internacional.

Pero la dictadura pareció no enterarse. Su respuesta fue el silencio.

Para los servicios de inteligencia militar, en cambio, el episodio representó un verdadero quebradero de cabezas. Incluso llegaron a creer que existía una organización secreta de oficiales de baja graduación, desconformes con la conducción de la guerra y en condiciones de "filtrar" información hacia afuera. El tiempo demostró que no fue así, pero en su momento la posibilidad provocó una esquizofrénica "caza de brujas" interna:

Desde que fue denunciado el secuestro de un militar argentino en San José de Costa Rica, quien posteriormente apareció en filmaciones revelando secretos de operaciones clandestinas en Centroamérica, aumentaron los temores de que una red de oficiales descontentos haya podido constituirse y se encuentre en operaciones. El caso del teniente Héctor Francés, que conocía íntimamente los objetivos de la misisón militar argentina establecida en Honduras, es considerado como ejemplo de esa madeja cuyas ramificaciones preocupan a los mandos superiores.

A pesar de que el caso del teniente Francés no ha merecido comentarios de fuente responsable, el episodio ha sido reconocido como una verdadera catástrofe de la inteligencia militar, ya que puso en manos del gobierno de Nicaragua una masa de información, cerca de un centenar de nombres y modalidades de la cooperación militar argentina en la región". (5).

Algunos analistas de prensa especularon que la colaboración de Estados Unidos con Gran Bretaña en la guerra de las Malvinas provocaría el retiro de los militares argentinos de América Central. Nuevamente, el tiempo demostró lo contrario.

El 8 de abril de 1983, fuentes citadas por The New York Times afirmaron que la Casa Blanca se había visto obligada a incrementar sus operaciones encubiertas contra Nicaragua cuando Buenos Aires suspendió –después del conflicto en el Atlántico sur– su ayuda a los contrarrevolucionarios. El diario afirmaba:

Hasta los primeros meses de 1982, Argentina era el principal encargado del financiamiento y entrenamiento de los grupos antisandinistas.

El punto clave del plan Reagan contra "la presencia soviético-cubana" en Centroamérica y "el apoyo nicaragüense a los rebeldes salvadoreños y guatemaltecos" era un acuerdo entre Estados Unidos y la Junta argentina, dirigida entonces por Leopoldo Galtieri.

Según las fuentes, el apoyo de Galtieri a los antisandinistas era anterior a la llegada al poder de la administración Reagan en enero de 1981.

Pero la guerra de las Malvinas y el apoyo de Reagan a Gran Bretaña echó por tierra el acuerdo. Galtieri había advertido muy claramente que el respaldo norteamericano a Londres, supondría el fin de su cooperación con Estados Unidos en Centroamérica.

En realidad, no fue así. Los militares argentinos permanecieron en Honduras hasta los primeros meses de 1984, cuando el civil Raúl Alfonsín llevaba más de un año en el gobierno. Se retiraron cuando la CIA los descartó.

Exactamente un mes antes de la versión divulgada por The New York Times, entrevisté en México a Laura Sierra, jefa de relaciones internacionales de las Fuerzas Populares Revolucionarias "Lorenzo Zelaya", de Honduras. La vocera insurgente me aseguró que los coroneles argentinos Jorge O’Higgins, Jorge de la Vega y Carmilio Gigante entrenaban a paramilitares hondureños y contrarrevolucionarios nicaragüenses en lo que mejor sabían hacer: secuestrar, torturar, asesinar y desaparecer. También mencionó al oficial César Garro, cuyo placer –dijo– era violar jovencitas acusadas de "subversivas".

O’Higgins era agregado militar de la embajada argentina en Tegucigalpa. De la Vega, asesor del ejército hondureño. Garro, instructor de la Fuerza de Seguridad Pública (Fusep). Casi todos habían participado, directa o indirectamente, en el secuestro de sindicalistas, dirigentes agrarios y estudiantes universitarios.

Seis meses más tarde de la denuncia de Laura Sierra y a más de un año de concluida la guerra en las Malvinas, los argentinos continuaban en Honduras.

El 5 de agosto de 1983 asistí en Managua a una conferencia de prensa en la que el comandante Julio Ramos, jefe de la inteligencia militar sandinista, presentó una serie de fotografías y documentos capturados a los contras. Entre la documentación había un pasaporte argentino Nº 6.354.932, extendido en Tegucigalpa el 25 de noviembre de 1978 y firmado por el comisario Juan Félix Torelli, a nombre del ciudadano Armando Passarella Basset, nacido en Buenos Aires en 1943.

La fotografía del pasaporte correspondía a José Benito Bravo Centeno, alias "Mack". Era un fiero ex sargento de la Guardia Nacional somocista.

El comandante Ramos también mostró varias fotografías recientes. Entre ellas había dos del coronel argentino José Hoyos (u Ollas), alias "Santiago Villegas". En una foto estaba con Bravo Centeno; en otra, detrás de un grupo de jefes contras, junto a un helicóptero matrícula 951 de la Fuerza Aérea Hondureña.

Según el ex contra Efrén Mondragón, alias "Moisés", entre doce y quince asesores argentinos permanecieron en Honduras hasta principios de 1984, pero "ya no eran tan arrogantes". Estaban preparando sus maletas de regreso a Buenos Aires. A fines del año anterior, la CIA decidió prescindir amablemente de ellos.

La crisis había estallado en las filas contras en septiembre de 1983. "Moisés" recuerda: "La guerra la querían los gringos de un modo, los argentinos la querían de otro, el estado mayor de otro y los comandantes de fuerza también de otro. El ejército de Honduras también estaba involucrado en el problema interno. Uno sabía que lo iban a matar pero no sabía quién lo iba a matar" (6).

Fueron días de "purgas", asesinatos a traición y escapes apresurados. Según "Moisés", la CIA afirmaba que la forma de ataque de los argentinos "era mala porque estaba atrasando la guerra. Los norteamericanos pretendían una invasión a Nicaragua, acciones militares más contundentes. Los argentinos, en cambio, eran partidarios de la guerra de guerrillas. "Estaban furiosos porque la CIA ya no confiaba en ellos como antes y les exigía cuentas de los gastos y les quitó poder", dijo el ex contra. "Decían que a los norteamericanos sólo les gustaba estar encima de ellos y mandarlos, y que a la hora de hacer las cosas se llevaban los laureles". (7)

Los argentinos regresaron a su país.

A pesar de las reiteradas denuncias por sus cuatro años de intervención en América Central, jamás se produjo una investigación. Uno de ellos, el coronel José Osvaldo Riveiro, alias "Balita", excesivamente aficionado al vino tinto y el ron regional, asumió la jefatura de inteligencia militar en su país a través del decreto Nº 457 del 8 de enero de 1984. Lo firmó el presidente Raúl Alfonsín, alias "la casa está en orden, felices pascuas".

__________

Manuel Baldomero dijo...

Palma, anoche en uno de esos programa de la tele sobre la tele, TVR, se pudieron ver una imágenes que, según la ubicación en el espectro ideológico, resultaron, al menos para mí, repugnantes. Me refiero al inefable Alejandro Biondini y sarta de descerebrados que lo acompañan. Lo cierto es que estaban en "tu" acto, ese que "vos" organizaste, ese para el que "vos" convocaste, ese acto en que "ustedes" se juntaron.
"Ustedes": nazis confesos con el brazo en alto (¡decime que eran infiltrados!), nassionalistas católicos, retirados, esposas de retirados, algún que otro en actividad, nostálgicos, reivindicadores, memoriosos completos, procesistas y proceseros, familiares y amigos, hijos de víctimas, esposas de víctimas, víctimas, amigos del campo, enemigos del gobierno, etc.
Leo y releo el mail de María Lilia Genta, ese que te reenvié, habla de los "peronachos", luego habla de los "peronistas de tacuara", luego del "impacto mediático", de que fue "menos gente que el año pasado" y me pregunto...¿cómo yo, un tipo del común, puede entrarles por cualquier lado?, ¿cómo yo, en mi casa y con mi compu, puede meterse en al cocina del fascismo procesista y poder con enorme satisfacción, difundir esa mierda que están tramando?.
La respuesta: son fáciles, muy fáciles.
Muchos y felices juicios.

Anónimo dijo...

links para ver los dos videos que mostraron el lunes 6 de octubre en Plaza San Martìn en el Acto de Homenaje a las Victimas de la Subversiòn.

http://x24hs.com.ar/sincensura.tv/acto_victimas.html

http://x24hs.com.ar/sincensura.tv/cierre_victimas_terrorismo.html

Y como decìa H.Z. .....
CUANDO DEJEMOS DE SER COBARDES,
LOS KIRCHNER Y SUS SECUACES
DEJARAN DE HACERSE LOS VALIENTES.

Julio dijo...

MANUEL BALDOMERO

Los que todavía sentimos respeto por las FFAA somos mas de los que aparecemos mediaticamente.

ESTE PAIS SE HIZO GRACIAS A NUESTROS MILITARES

benjaminbof dijo...

VAMOS JULIO TODAVIA!!!!!!!!!!!

Manuel Baldomero dijo...

Si Julito, tenés razón...y así nos va.
Muchos y felices juicios.

PD: contame de Biondini. Son impresentables!.

Manuel Baldomero dijo...

Si Julito, tenés razón...y así nos va.
Muchos y felices juicios.

PD: contame de Biondini. Son impresentables!.

Manuel Baldomero dijo...

Queridos todos, Cari amici (aunque algunos no parecen tener talante de amigos):

Debimos, me incluyo, haber roto las p… (perdón, paciencia) de tal suerte que hasta Monseñor (que es el que primero lee los emails) un día gritó: ¡¡¡basta, no los aguanto más!!! Bueno, parece que reconsideró su actitud ¿en honor de bellos perfiles?
Si me permiten, quiero hacerles llegar algunas reflexiones.
1) Los especialistas en joder y criticar, paren la mano. A pesar de nuestros problemas el acto fue un triunfo. Esto me afirma en que la Causa es justa. Actualmente un acto tiene trascendencia cuando logra repercusión en los medios. Ninguno de los actos anteriores tuvo tanto impacto mediático. La escuché no menos de seis veces a Gabriela hablar de Horacio Fernández Cutiellos, con mucho dolor y patetismo (yo prefiero un estilo más sobrio, con menos afectividad; pero la entiendo a Gabriela; en nuestra familia la muerte de Horacio es la que nos pegó más cerca después de la de papá; además, cuando lo de La Tablada mis hijos eran adultos).
2) Todos nos equivocamos. Ni sé si recuerdan pero no somos Dios; por lo tanto, no tenemos el don de la inerrancia y todos tenemos defectos y cometemos pecados o pecadillos. ¿Alguien quiere tirar la primera piedra?
3) Lo que es intolerable es la soberbia. “Si no lo hago yo, está mal; si lo hago yo todo sale bomba”. Sobre todo eso de soplarle a los de afuera: “esto lo hice yo por eso salió bien”; “aquello salió mal porque lo hizo fulano”.
4) Por enésima vez les ruego que moderemos las antipatías personales en aras del bien común -y esto va para todos, no sólo para los soberbios-. Es una cuestión táctica, aparte de algo moralmente deseable.
5) Cuando la soberbia, la crítica despectiva y destructiva, el sacar los trapos al sol delante de extraños, etc., vienen de aquellos que pertenecen a mi misma “madriguera”, me producen más daño.
6) Mario y yo tenemos edad para ser los padres de todos; creo que nunca los hemos destratado ni intentamos imponer nuestros pareceres sino sólo sugerirlos. Será porque somos viejos, tal vez.
7) Queridos todos, mi alma “gorila” me dice que sí, que hubo menos gente pero fue porque los “peronchos” que venían con el bombo, desde lo de Rucci se alinean con los gremialistas. Era de esperar. La lucha de estos años ha conseguido mucho, muchísimo. Algún día estaremos todos juntos, pero falta mucho. Tiempo al tiempo. Por supuesto que hubo peronistas, pero son los que provienen del lado de tacuara o similar que son antes nacionalistas que cualquier otra cosa.
8) Debemos perfeccionar los temas de organización, escucharnos entre nosotros y no cortarnos solos y decirnos todo lo que concierna al acto. Me parece que en los últimos días no hubo mucha comunicación por lo menos en lo que a mí respecta; y los que hablaban lo hacían para decir algo malo de otro. Por amor o por conveniencia para la Causa tenemos que aguantarnos. Si no podemos tenernos amor (que sería lo mejor y lo deseable) por amor a nuestros muertos, a nuestros presos y, sobre todo, a la Patria. Paremos la mano o nos vamos al c…
Besos y abrazos,
Lis.

PD: No crean que soy boluda; a veces me hago por la paz.