viernes, 18 de julio de 2008

Sobre terroristas buenos...y terroristas malos















Estas imágenes que parecen de una misma guerra, tienen casi 20 años de distancia.
Una, en blanco y negro, es de cuándo en los años 70, los terroristas argentinos de la agrupación Montoneros (los Kirchner los llaman hoy "compañeros de militancia" o "jóvenes idealistas, según el grado de reivindicación setentista con el que se levanten) volaron un edifcio en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires.
La otra, en color, es de cuándo en los 90, los terroristas volaron un edificio en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires.
Ambos actos de guerra terrorista fueron pensados en el contexto de una guerra que nadie declaró, por Estados terroristas extranjeros con apoyo de una conexión local.
Ambos actos de locura asesina, terminaron con la vida de varias víctimas. Con los sueños de muchos, con las alegrías de miles...con la tranquilidad de millones.

¿Por qué?, se pregunta uno de los chicos que habla en el acto de conmemoración por la memoria de los argentinos muertos tras la voladura del edificio de la AMIA, ocurrido 14 años atrás.
La ironía de la historia de este país, hace que a pocos metros de él, las dos personas que pueden contestárselo perfectamente, escuchen la pregunta con sus mejores caras de nomeacuerdo: Luis Eduardo Duhalde, actual Secretario de Derechos Humanos, y Estela Barnes de Carlloto, hoy, presidenta de la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo.
Ella y él, estuvieron comprometidos en los 70 con el terrorismo que asoló nuestro país. Ella, con dos hijas terroristas de la Agrupación Montoneros, y él, como integrante de la agrupación Montoneros.
¿Por qué?, pregunta el niño, que ni siquiera imagina que la "abuelita" que tomará la palabra minutos después, y que el barbado Secretario que da la cara por el Gobierno y que mira impávido desde el montón, lo saben perfectamente.
"Porque sí", podrían decirle ambos al chico que no comprende la locura asesina de ese terrorismo que cree profundamente en la violencia como método.
"Para que la gente se aterre"...podrían decirle ambos al niño, ya que ellos han defendido con sus actos y con su historia, la misma pasión por justificar cierta violencia... pero claro, hoy están "reciclados" y con cara de nomeacuerdo.
Alguien en el acto lee un mensaje del viceministro de Relaciones Exteriores de Israel, Majalli Whebbe, y sus palabras retumban sobre la estrecha calle Pasteur: “condenamos el terror asesino contra civiles inocentes”. Y yo miro a la "abuelita" que está por tomar la palabra, y miro la cara de nomeacurdo del Secretario Duhalde, ¡cómo me gustaría saber qué piensan!.
El multitudinario acto en recuerdo a los 85 muertos que el terrorismo mató hace 14 años allí en la calle Pasteur, habla de muchas cosas que repite nuestra historia. Y habla de muchas cosas que se esconden de nuestra historia. Allí está presente el embajador de Estados Unidos en Argentina, don Earl Anthony Wayne. Alguien le acerca un micrófono y él dice: "es un día muy importante para nuestros esfuerzos en la lucha conjunta contra el terrorismo y para solidarizarnos con las familias". Ahí nomás está el Secretario Duhalde con su cara de nomeacuerdo. Ambos callan y callaron y callarán lo que los "jóvenes idealistas", o "compañeros de militancia" de la agrupación Montoneros le hicieron el 28 de febrero de 1.975 (curiosamente entonces, gobernaba otra presidentA peronista) al Cónsul honorario de Estados Unidos de Norteamérica en Córdoba: John Patrick Egan. Tras dos días de secuestro y de torturas, lo fusilaron, le pusieron un recorte periodístico en la mano, lo tiraron a la calle y publicaron un "Parte de Guerra", donde explicaban que al Cónsul "se lo ejecutaba con fusilamiento por ser representante directo de los intereses yankis en nuestro territorio..."
El presidente de la AMIA es Guillermo Borger, y dice: “venimos a renovar nuestro clamor para que el brazo de la ley alcance a todos los cómplices materiales e intelectuales de aquella masacre. El flagelo del terrorismo sigue creciendo y, mientras observamos que en otros países los criminales son rápidamente identificados, juzgados y encarcelados, nosotros seguimos reclamando el esclarecimiento del brutal atentado ..."
Yo lo entiendo a Borger, pero le aviso que en Argentina están en el gobierno los que ayer mataron a troche y moche.
Estela de Carlloto toma la palabra en el acto de la calle Pasteur. Confiesa: "cuando me invitaron a ser oradora del acto me sentí tan honrada, pero a la vez tan preocupada, porque no sabía si iba a poder transmitir tanto dolor, tanta lucha, tanta necesidad de justicia. Hace 14 años nos sacudió la bomba del horror. El Estado argentino debe juzgar y condenar con todo el peso de la ley a los responsables del atentado..."
La "abuelita" está otra vez contando con lo que calla, su cuento de la buena pipa con su cara de nomeacuerdo, el cuento del terrorismo bueno y el terrorismo malo.
Por suerte después habla Luis Czyzewski, padre de una chica que murió en el atentado de la AMIA. Digo por suerte, pues él sí pone las cosas en claro. Pone blanco sobre negro. Dice, lo que otros no se animan a decir. O lo que otros desean callar: "En ese sentido queremos recalcar lo que dijo la Conferencia Episcopal Española en noviembre de 2002 cuando manifestó que es necesario recordar que el terrorismo es una realidad perversa en sí misma y que no admite justificación alguna apelando a otros males sociales, reales o supuestos. O como manifestó el Rey Juan Carlos de España en el año 2005 cuando le dijo a todos los países democráticos que las sociedades libres no pueden claudicar ni ceder ante la violencia terrorista, sino luchar unidas contra ella y contra quienes la cubren o apoyan. Debemos tomar ejemplo de estas palabras y denunciar a los Gobernantes que quieren transmitir la perversa teoría de que hay un terrorismo bueno dando a entender de que si los terroristas actúan en países con ideologías diferentes a las de esos gobernantes, poner bombas y asesinar indiscriminadamente hasta parece lógico y entendible. A esa forma de ver las cosas le queremos decir No hay terrorismo bueno o terrorismo malo según sea la posición ideológica que tengan los terroristas ni causa alguna que justifique su accionar: TODOS SON ASESINOS, REPITO: TODOS SON ASESINOS. La lucha ideológica o por un mundo mejor no se hace poniendo bombas, ni matando inocentes, ni tampoco secuestrando, extorsionando o exigiendo rescates. No hay en el mundo terroristas a los que ningún gobernante los pueda definir como FUERZA DE LIBERACION NACIONAL. Los que quieren imponer sus ideas matando o poniendo bombas son asesinos, no luchadores idealistas, y en eso debemos ser claros. Es muy fácil para algunos gobernantes de turno hablar de luchadores idealistas cuando el problema lo tiene el vecino. ESO ES UNA VERDADERA HIPOCRESIA. Quisiéramos saber si los gobernantes que hablan de esa manera dirían lo mismo si el problema lo tuvieran en casa. Sin duda serían Terroristas. Con el tema del terrorismo el doble mensaje y el discurso demagógico no sirve. Hay que ser claros y decir con todas las letras que las FARC son terroristas, que la ETA es terrorista, que HEZBOLLAH es una organización terrorista y no un partido político y así lo debe entender el mundo".
Claro, ahora entiendo por qué Cristina no fue al acto.
Lo que la comunidad judía reclama, y que todo el país apoya, ya otros lo vienen reclamando hace años. Con lo que la comunidad judía se topa, es con lo mismo con que las miles de víctimas del terrorsimo en Argentina se vienen topando desde hace más de 20 años. Con la pared ideológica de los terroristas de ayer que hoy han cooptado las organizaciones de Derechos Humanos. Con la pared ideológica de quienes hoy están en el Estado o en el Gobierno, y que ayer empuñaron el fusil, y pusieron bombas, y secuestraron gente, la fusilaron, y las torturaron y las mutilaron. La comunidad judía se topa hoy, con todos estos terroristas de ayer, que creen fervientemente en que hay un terrorismo bueno, en el que militaron ellos, y un terrorismo malo... que los combate.
El reclamo de la comunidad judía, es el mismo que desde hace más de 20 años vienen haciendo las Víctimas del Terrorismo de Argentina: Ramos, Lambruschini, Viola, Sacheri, Genta, Moyano, Rucci, Alonso, Larrabure, Ibarzábal, Quiroga, Mor Roig...y siguen más de mil nombres. Y la pared contra la que chocan invariablemente, es la misma con la que un día se estrelló Martha Moyano (a su marido el ingeniero Roberto Moyano lo mataron los Montoneros mientras almorzaba en un restaurante de La Plata). Martha acudió al Estado en busca de ayuda. Fue a la Secrataría de Derechos Humanos. Allí le preguntaron: ¿como murió su marido?. Lo mataron los Montoneros, contestó Martha. Entonces, haga de cuenta que a su marido lo atropelló un colectivo...
La teoría triste del terrorismo bueno y el terrorismo malo. La que justifica el terrorismo, cuando le conviene.




























4 comentarios:

benjaminbof dijo...

EXCELENTE COMENTARIO
Falta la lista de terroristas integrantes del Congreso Nacional que pretende legislar sobre radiodifusión;
Miguel Bonasso, Hugo Perié, etc, etc,etc
Porque no se hace una lista y los cargos de cada uno de los terroristas , Carlos Bettini, emajador ;asentados únicamente sobre un indulto arbitrario e ilegal.
No hay nada mejor que el proceso a Luis Abelardo Patti porque la justicia tiene que expedirse y en libertad tiene la "caja" limpia.
Hay que trabajar para conseguir la anulación por la justicia de los indultos.benjaminbof@gmail.com

Gramendia dijo...

No nos olvidemos del máximo meador de agua bendita (Galimberti dixit), el verdadero profeta del odio, el inefable Perro Verbitsky.

Graciela Palma dijo...

Excelente nota. Para las víctimas del tráfico de niños, los que no tenemos adopción, que no sabemos cuándo ni dónde nacimos, sin historia, sin antecedentes médicos, esos bebés hoy adultos que buscamos nuestra identidad de origen, para nosotros hay desprecio y maltrato. Para el secretario de DD.HH. de la Nación Duhalde somos como autos robados viejos, para la Sra. Carlotto somos una pobrecita gente abandonada. "Es mejor ser hijo de desaparecido que hijo abandónico" han dicho en Abuelas. Remo Carlotto presidente de la Comisión de DD.HH. del Congreso de la Nación cajonea todo proyecto a nuestro favor e intentó privatizar el Baco. Nac. de Datos Genéticos, transformarlo en un negocio personal junto con Duhalde. Juan Cabandié, presidente de la Comisión de DD.HH. de la Legislatura tampoco hace algo, o mejor dicho a favor nuestro. Todo lo contrario.Bonafini nos echó de "su" plaza cuando fuimos a voleantear una vez. Sí, los DD.HH. no son para todos. Los DD.HH. son un círculo cerrado al que solo tiene acceso unos pocos y siempre y cuando respondan a sus intereses ideológicos.

General Cangallo dijo...

Si hace 10 años nos hubieran contado que estaríamos siendo gobernados por Montoneros, no lo hubiéramos creído.

Pero en un país donde la vanguardia dirigencial es ocupada por el peronismo, todo es posible. Incluso que nos gobierne un par de chiflados como los Kirchner.

Muy bueno tu artículo.