martes, 24 de febrero de 2009

Al General San Martín, lo venció la estupidez...

El odio estupidiza. El rencor, enceguece.
Y ahí está ella enceguecida, y atrapada en su propia estupidez.
Me la imagino mirando estas imágenes con los pocos que le van quedando a su lado.
Los imagino comentando.
30 años de machacar mentiras, de enseñar odios, de cultivar rencores… y el pueblo de a pié que les paga vivando a los soldados de la Patria.
30 años de puntillosa política de “enmerdar” a las Fuerzas Armadas de la Nación, y el pueblo de allá abajo que se pone del lado de los “torturadores” y “genocidas”.
Nunca entendieron al pueblo profundo. Ni antes, ni ahora.
Cristina, que está convencida de estar gobernando una estancia en El Calafate, le ordena a los Granaderos a Caballo creados por el General San Martín, que se retiren de Yapeyú para el día en que se conmemora el natalicio del padre de la Patria.
¿El motivo de tamaño desatino?... en el acto de mañana estará el vicepresidente. Y Cristina no se lleva con don Cobos. Y por semejante pelotudez, nuestros políticos de cuarta se la agarraron con los símbolos del pueblo. Así terminan.
Y ahí está doña Cristina. Estúpida y ciega, atrapada en su propia trampa. Cada día más sola.
Y ahí está la Argentina profunda, que no duda.
No dudó antes. Y no duda ahora. Aunque entre medio, los abanderados del odio y del rencor hayan militado 30 años de mentiras.
Lo que no pudo ayer el ejército colonial contra San Martín... puede hoy la estupidez.
Mire atentamente los videos, es la Patria profunda gritando en Yapeyú...
¡¡Viva la Patria!!


Videos



3 comentarios:

Dante dijo...

VIVA!!!

Anónimo dijo...

Me traje el comentario porque en tu blog no se puede sortear la verificación de palabra… desconfío que Google no haya arreglado con los KK… por las dudas no toques nada hasta ver que pasa….
"Gracias por esta entrada, hoy te leí y la lloré emocionada tomando mate muy temprano, admiro la valentía del pueblo correntino… mi deseo es que toda la sociedad reaccione de la misma manera…
Analía

http://ciengarabatos.blogspot.com

Anónimo dijo...

Analía, sos incogible. Perdoname, pero es así.