martes, 14 de octubre de 2008

Memoria...completa. Verdad, pero toda. Justicia...para todos

¡¡Qué lindo que va ser...en cárceles comunes a los Montos y los del Erp!!
Rosario: Citaran a Gonzalez Jansen, Perdia, Bonasso y Garre por el “Caso Razzetti”
El periodista y escritor Ignacio Gonzalez Jansen, los montoneros Roberto Cirilo Perdia, Miguel Bonasso y Nilda Garre, seran citados a declarar como testigos en la causa de la Justicia Federal que investiga el crimen del bioquimico y dirigente peronista Constantino Razzetti.
El periodista y escritor Ignacio González Jansen, los montoneros Roberto Cirilo Perdía, Miguel Bonasso y Nilda Garré, serán citados a declarar como testigos en la causa que Justicia Federal investiga el crimen del bioquímico y dirigente peronista Constantino Razzetti.

Este crimen hasta hoy le ha sido adjudicado a la “Triple A”, pese a que esta agrupación nació oficialmente el 21 de noviembre de 1973 y el asesinato ocurrió el 14 de octubre de 1973 cuando la “Triple A” aun no existía.

“González Jansen, que vive en México, será citado a través de un exhorto, pero ya me adelantó que va a venir a declarar", anticipó Carlos Razzetti, el principal impulsor de la causa y uno de los hijos del dirigente asesinado.

“Los funcionarios pueden enviar su declaración por escrito, aunque lo ideal sería que también contestaran personalmente las preguntas sobre el asesinato de mi viejo", abundó Razzetti a La Capital.

Razzetti aportó datos clave a la causa como la declaración que Pedro Saucedo, un cuadro del Sindicato de la Carne, le hizo a él mismo cuando estaba secuestrado por un comando del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), a unos pocos días del asesinato de su padre.

“Les aporté también por qué lo secuestraron a Saucedo y hasta la foto del secuestrado. Lo más triste es que hace tres años que deberían haber declarado estos testigos", sostuvo Razzetti, a 35 años del crimen de su padre, todavía impune.

http://www.politicaydesarrollo.com.ar/nota_completa.php?id=6821


11 comentarios:

Manuel Baldomero dijo...

¡contate otro, Palma!.
Ah, no te olivdes de lo mío!.
Muchos y felices juicios.

benjaminbof dijo...

Esa Nilda Gerre involucrada en el proceso es la Ministra de Defensa?
Que vergüenza!!!
benjaminbof@yahoo.com.ar

Manuel Baldomero dijo...

Los van a citar cómo testigos, testigos.
Sos patético Palma. Contame cuando uno, sólo uno vaya en cana.
No sólo sos patético; además son boludo e ingenuo.
Muchos y felices juicios.

benjaminbof dijo...

Todavía recuerdo el día en que designaron a Nilda Garré como ministra de defensa. Sentía cómo si me metieran un dedo en culo.
Sólo comparable a cuando lo disignaron a Duhalde cómo secretario de derechos humanos. Sentí que me habían metido dos dedos en el orto.
Ahora ya me estoy acostumbrando y no me parece tan malo.

Manuel Baldomero dijo...

Benjamín, son la compañera Nilda y el compañero Eduardo Luis.

benjaminbof dijo...

Che Baldomero esa no es mi foto es la del que esta al lado de el. A la vereadora de la foto le mandamos un reclamo a la CIDH. Muy buen hacker. Debe ser empleado de Nilda el que me usurpa el nombre.Salu2

benjaminbof dijo...

SÃO PAULO - O prefeito e candidato do DEM à reeleição, Gilberto Kassab, afirmou nesta quinta-feira, 16, que a campanha da adversária Marta Suplicy (PT) errou ao levar para a TV e para o rádio questionamentos sobre a sua vida pessoal. Satisfeito com a decisão da Justiça Eleitoral, que lhe concedeu um total de 30 minutos para direito de resposta no tempo de propaganda de Marta, Kassab comentou: "Isso mostra que a campanha errou, que existiam equívocos na campanha da ex-prefeita."

Manuel Baldomero dijo...

Chupito el pame, gil!

Anónimo dijo...

baldomero es boluda de tiempo completo..je je

Manuel Baldomero dijo...

Queridos todos, Cari amici (aunque algunos no parecen tener talante de amigos):

Debimos, me incluyo, haber roto las p… (perdón, paciencia) de tal suerte que hasta Monseñor (que es el que primero lee los emails) un día gritó: ¡¡¡basta, no los aguanto más!!! Bueno, parece que reconsideró su actitud ¿en honor de bellos perfiles?
Si me permiten, quiero hacerles llegar algunas reflexiones.
1) Los especialistas en joder y criticar, paren la mano. A pesar de nuestros problemas el acto fue un triunfo. Esto me afirma en que la Causa es justa. Actualmente un acto tiene trascendencia cuando logra repercusión en los medios. Ninguno de los actos anteriores tuvo tanto impacto mediático. La escuché no menos de seis veces a Gabriela hablar de Horacio Fernández Cutiellos, con mucho dolor y patetismo (yo prefiero un estilo más sobrio, con menos afectividad; pero la entiendo a Gabriela; en nuestra familia la muerte de Horacio es la que nos pegó más cerca después de la de papá; además, cuando lo de La Tablada mis hijos eran adultos).
2) Todos nos equivocamos. Ni sé si recuerdan pero no somos Dios; por lo tanto, no tenemos el don de la inerrancia y todos tenemos defectos y cometemos pecados o pecadillos. ¿Alguien quiere tirar la primera piedra?
3) Lo que es intolerable es la soberbia. “Si no lo hago yo, está mal; si lo hago yo todo sale bomba”. Sobre todo eso de soplarle a los de afuera: “esto lo hice yo por eso salió bien”; “aquello salió mal porque lo hizo fulano”.
4) Por enésima vez les ruego que moderemos las antipatías personales en aras del bien común -y esto va para todos, no sólo para los soberbios-. Es una cuestión táctica, aparte de algo moralmente deseable.
5) Cuando la soberbia, la crítica despectiva y destructiva, el sacar los trapos al sol delante de extraños, etc., vienen de aquellos que pertenecen a mi misma “madriguera”, me producen más daño.
6) Mario y yo tenemos edad para ser los padres de todos; creo que nunca los hemos destratado ni intentamos imponer nuestros pareceres sino sólo sugerirlos. Será porque somos viejos, tal vez.
7) Queridos todos, mi alma “gorila” me dice que sí, que hubo menos gente pero fue porque los “peronchos” que venían con el bombo, desde lo de Rucci se alinean con los gremialistas. Era de esperar. La lucha de estos años ha conseguido mucho, muchísimo. Algún día estaremos todos juntos, pero falta mucho. Tiempo al tiempo. Por supuesto que hubo peronistas, pero son los que provienen del lado de tacuara o similar que son antes nacionalistas que cualquier otra cosa.
8) Debemos perfeccionar los temas de organización, escucharnos entre nosotros y no cortarnos solos y decirnos todo lo que concierna al acto. Me parece que en los últimos días no hubo mucha comunicación por lo menos en lo que a mí respecta; y los que hablaban lo hacían para decir algo malo de otro. Por amor o por conveniencia para la Causa tenemos que aguantarnos. Si no podemos tenernos amor (que sería lo mejor y lo deseable) por amor a nuestros muertos, a nuestros presos y, sobre todo, a la Patria. Paremos la mano o nos vamos al c…
Besos y abrazos,
Lis.

PD: No crean que soy boluda; a veces me hago por la paz.

benjaminbof dijo...

El Dr. Barovero reconstruye en su trabajo las razones que impulsaron al Dr. Mor Roig a aceptar el cargo de Ministro del Interior en el gobierno de facto del Gral. Lanusse. Nos cuenta su decisiva participación en la creación de “La Hora del Pueblo” y en su exigencia de contar con la aprobación de ésta para asumir el cargo de ministro. En efecto, la anuencia de los partidos integrantes de ese acuerdo era fundamental para lo que venía, sin ella su trabajo no hubiera tenido sentido. Pero no fue el caso. La historia reconoce hoy sus denodados esfuerzos que permitieron llegar rápidamente a una salida democrática sin proscripciones. Mor Roig hizo brillantemente su parte y la transición al imperio de la democracia se realizó sin inconvenientes. El pueblo votó y eligió libremente a sus gobernantes. La tragedia que posteriormente desplomó sobre el país ya no fue de su incumbencia y él, como tantas otras víctimas inocentes, pagó con su vida la locura homicida de las facciones en pugna por el poder. Todo crimen lleva intrínseco una cuota de barbarie, pero el crimen que segó la vida de Arturo Mor Roig no solo fue salvaje en su ejecución sino absurdo en los fines. La vida y actuación política del Dr. Arturo Mor Roig merecen ser debidamente reconocidas para que la insensatez de su muerte no la arrojen al olvido. El periodo controvertido en el que le tocó intervenir, las fuerzas incontrolables que se desencadenaron, el mesianismo utópico de las organizaciones subversivas, la ineptitud e irresponsabilidad de quienes gobernaban, terminaron por devorarlo a él y a toda una generación de argentinos que, desde distintas posiciones políticas, a veces equivocadamente, pretendieron alcanzar un país mas justo y sin exclusiones. Este ensayo que tengo el honor de prologar rinde un justo homenaje a la figura de un hombre que pagó con su vida su fe en la razón.

Jorge Reinaldo Vanossi